SideShow General Banners

Todo lo que debes saber sobre La Casa Gucci

Del visionario director y productor Ridley Scott (Alien, Gladiator, The Martian) llega la saga dinástica de la vida real, La Casa Gucci, una fascinante historia de ambición, codicia, traición y asesinato con el glamoroso telón de fondo de la alta costura y las altas finanzas.  

Esta película visualmente estilizada, que abarca tres décadas turbulentas del imperio de la familia Gucci, cuenta con un elenco repleto de estrellas encabezado por la actriz nominada al Óscar® Lady Gaga (A Star is Born) y el actor nominado al Óscar® Adam Driver (Marriage Story); los ganadores del Óscar® Al Pacino (The Godfather, Scent of a Woman), Jared Leto (Dallas Buyers Club) y Jeremy Irons (Reversal of Fortune).

La actriz nominada al Óscar® Salma Hayek (Frida) y Jack Huston (American Hustle) completan este potente elenco. 

Metro Goldwyn Mayer Pictures presenta, en asociación con Bron Creative, una producción de Scott Free. Una película de Ridley Scott: La Casa Gucci. Elenco: Lady Gaga, Adam Driver, Jared Leto, Jeremy Irons, Jack Huston, con Salma Hayek y Al Pacino. Música de Harry-Gregson Williams. Diseño de vestuario de Janty Yates. Editada por Claire Simpson. Diseñador de producción, Arthur Marx. El director de fotografía es Dariusz Wolski, ASC. Los productores ejecutivos son Kevin Ulrich, Megan Ellison, Aidan Elliott, Marco Valerio Pugini, Aaron, L. Gilbert y Jason Cloth. Producida por Ridley Scott, p.g.a., Giannina Scott, p.g.a., Kevin J. Walsh, p.g.a., Mark Huffam, p.g.a. Basada en el libro, “The House of Gucci”, de Sara Gay Forden. Una historia de Becky Johnston, con un guión escrito por Becky Johnston y Roberto Bentivegna. Dirigida por Ridley Scott. Distribuida a través de United Artists Releasing. © 2021 Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc. Todos los derechos reservados.

SINOPSIS

La Casa Gucci es el drama familiar de la vida real repleto de escándalos. La última película de Ridley Scott, el multifacético director de clásicos como Alien, Blade Runner, Gladiator y Thelma & Louise, es un emocionante relato de tres décadas en la enredada historia de la familia Gucci que abarca varias generaciones: es una historia de ambición, codicia, traición y asesinato.

Y también de moda.

La marca Gucci es reconocida y admirada alrededor del mundo y su fundador, Guccio Gucci, abrió su primera tienda de marroquinería de la más alta calidad en Florencia Italia, hace exactamente 100 años.

La historia comienza a finales de la década de 1970, en un momento crítico de la historia del famoso imperio de la moda italiana. A medida que el alcance global de la familia Gucci se ha ido ampliando, también han surgido indicios de errores financieros, la contención en la innovación y el abaratamiento de la marca. Al frente de la casa Gucci se encuentran los dos hijos de Guccio Gucci: el vivaz y astuto Aldo (que interpreta el actor ganador del Óscar® Al Pacino) y su hermano más conservador y distante Rodolfo (representado por el actor ganador del Óscar® Jeremy Irons).

El tenaz Aldo no tiene intención alguna de ceder el control de la empresa familiar, y menos aún a su extravagante hijo Paolo (papel que interpreta el actor ganador del Óscar® Jared Leto), que parece más interesado en convertirse en diseñador de modas. El tímido y sobreprotegido vástago de su hermano Rodolfo, Maurizio (rol que representa el actor nominado al Óscar® Adam Driver), preferiría estudiar leyes que asumir el mando de este imperio mundial de la moda.    

Cuando Maurizio conoce y se enamora de la bella y ambiciosa Patrizia Reggiani (papel que interpreta la actriz nominada al Óscar® Lady Gaga), en contra de los deseos de su padre, se casa con ella. El tío Aldo encuentra una afinidad con la astuta Patrizia y, juntos, convencen a Maurizio para que deje de lado sus aspiraciones en el ámbito las leyes y se una a la empresa, convirtiéndose así en el presunto heredero –para disgusto del desventurado Paolo, cuyos sueños por el diseño superan su talento.

Durante un corto período de tiempo, el rencor hierve a fuego lento y los distintos miembros de la dinastía Gucci consiguen coexistir. Pero cuando los rivales de Gucci como Armani, Versace y Lagerfeld amenazan con debilitar su lugar preeminente en la jerarquía de la moda de calidad, Patrizia incita a Maurizio a dar un golpe de estado. Tras heredar la posición de su padre en la empresa, la pareja toma el control del negocio de forma lenta y sigilosa. Convencen a Paolo para que venda sus acciones con falsas promesas, y con la ayuda del asesor financiero de la familia, Domenico De Sole (papel interpretado por Jack Huston), poco después de que Aldo sale de la cárcel por evasión de impuestos, también lo compran.

Como único director de la empresa, y con una nueva inyección financiera proveniente de inversionistas externos, el otrora indeciso Maurizio comienza a deleitarse con su poder y los privilegios que éste le otorga. Después de haber traicionado a su familia, ahora se vuelve contra Patrizia e inicia un romance con una amiga de la infancia, Paola Franchie (interpretada por Camille Cottin).  

Con sus ambiciones frustradas y su matrimonio destrozado, Patrizia entra en pánico y desesperación. Cuando Maurizio solicita el divorcio, ella forja una peligrosa alianza con una astuta vidente, Pina Auriemma (rol que interpreta la actriz nominada al Óscar® Salma Hayek).

Maurizio lanza un ambicioso plan para revivir el nombre y la reputación de Gucci cuando contrata a un prometedor diseñador estadounidense, Tom Ford (Reeve Carney), lo que desata una mortífera lucha por el poder, y Maurizio se ve asediado por dos bandos. Por un lado está la tenaz Patrizia, y por el otro, los inversionistas de la empresa que, instigados por De Sole, su asesor de confianza, intentan arrebatar el control del imperio de la moda de las manos de la familia Gucci.

                                                       Oh, qué red tan enmarañada tejemos

cuando practicamos el engaño.

  • Sir Walter Scott

TODO QUEDA EN FAMILIA

Desde las familias reales y la clase política, hasta los descendientes de los dueños de los medios de comunicación, los escándalos y las preocupaciones de las dinastías ricas y poderosas siempre han ejercido una fascinación: y las familias del mundo de la moda no son diferentes. Poco después de que en 2001 se publicara el libro de Sara Gay Forden “The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour and Greed”, Scott Free, la prolífica compañía productora del visionario director y productor Ridley Scott, adquirió los derechos para llevarla a la pantalla grande. El deslumbrante ascenso y caída de la familia Gucci a lo largo de tres generaciones, que incluye la extravagancia, la codicia, la traición y, finalmente, el asesinato, era un tema irresistible.

“Este proyecto surgió porque la esposa de Ridley, Giannina (una de las productoras de la película), estuvo a la caza del libro hace veinte años”, dice Kevin Walsh, presidente de Scott Free Productions y también productor de La Casa Gucci.“Se quedó prendada de la historia de Gucci, de la lucha por el poder, y de lo que supone para una familia dirigir una dinastía de la moda. Es un verdadero testimonio para ella, como productora, el hecho de que se quedara en la película hasta la recta final. Esta película se hizo gracias a su tenacidad”.

La productora Giannina Scott comenta: “Después de haber pasado la mitad de mi vida en Italia y estar fascinada por la moda, me intrigaba lo llena de pasión que estaba esta trágica historia. Incluso cuando les iba mal, todo lo que hicieron los protagonistas estuvo lleno de pasión”.  

El director y productor Ridley Scott agrega: “Era una historia familiar fascinante. La dinastía Gucci era prácticamente la realeza italiana dentro de la industria de la moda y su destrucción provino del interior de la familia y se extendió. ¿Cómo no iba a ser interesante?”

Durante el desarrollo de la película, “el guionista que finalmente nos llevó hasta ese punto fue Roberto Bentivegna”, dice Walsh. “Dedicó mucho tiempo a investigar, y al final creó su propia dinámica entre los personajes y las relaciones”.  

“Roberto tenía una afinidad natural con el material, ya que él es italiano y creció en una familia dedicada a la moda”, añade Giannina Scott. “Puso mucho de su propia comicidad y herencia en la historia, y sus ideas estaban en total sintonía con la visión de Ridley”.

“Crecí en Italia y mi madre era diseñadora de modas”, expresa Bentivegna. “También conozco muchos de los lugares glamorosos en los que vivía y trabajaba la familia Gucci. Recuerdo haber leído sobre el asesinato y haber pensado: ‘Vaya, esto sería una película estupenda’”.

Bentivegna se sumergió en el relato de Forden y estudió detenidamente los cientos de artículos escritos sobre la dinastía Gucci, así como las actas judiciales del juicio por asesinato. “La familia Gucci es muy conocida y hay una gran cantidad de información sobre ellos”, señala. “Fue fascinante contar con los principales periódicos italianos como La Repubblica, y leer lo que tenían que decir sobre cada una de las personas. Descubrí muchos detalles sobre ellos que no conocía, como la obsesión de Paolo Gucci (Jared Leto) por las palomas. Eso me proporcionó una visión adicional de su personaje”.

En opinión de Bentivenga, la dinastía Gucci se inscribe en la tradición de las grandes familias toscanas del período renacentista, como los Médici o el clan Sforza. “Todos ellos se enfrentaron entre sí sin darse cuenta de que lo que estaban haciendo era hundir aquello que habían creado”, observa. “Y creo que, tanto desde un punto de vista literario como desde una perspectiva cinematográfica, la historia está lista para un tratamiento narrativo, porque se trata de traición. Se trata de lo que la gente le hace a los demás entre bastidores, y cómo se manipulan entre sí”.

“Roberto consiguió que la historia fuera una comedia de errores que se convierte en una tragedia”, puntualiza el director Scott.

Al principio Maurizio es tímido, introvertido y está bajo el control de su padre. Al igual que un fantasma, Rodolfo Gucci vive en el pasado, lo que a su complaciente hijo le resulta asfixiante. “Maurizio realmente no puede vivir su propia vida, lo que explica por qué termina rebelándose contra su padre y casándose con Patrizia”.

En Aldo Gucci encontramos el opuesto de Rodolfo, señala Bentivegna. Bajo su liderazgo, el negocio de la familia Gucci parece prosperar y estar en constante expansión. Pero todo es, en gran medida, puro humo y espejos. “Aldo es un zorro astuto y bastante fraudulento, y eso es lo que termina haciendo”, expresa.

“Aldo quiere depreciar el negocio”, señala el productor Walsh. “Quiere vender chucherías, tazas y bolsos de imitación. Quiere abrir un centro comercial en Japón. Inyecta un aspecto de comercialidad indiscriminada a la marca Gucci que no todos quieren. Pero cuando se enfrentan con él, se encuentran con una gran resistencia”.

El hijo de Aldo, Paolo, puede ser visto como un tonto aristócrata. Si bien Aldo ama a su hijo, lo considera un idiota y no teme decirlo abiertamente, socavando un ego que ya es frágil. Al igual que Rodolfo y Maurizio, “Aldo tiene una presencia tan grande que Paolo sufre por vivir constantemente a la sombra de Aldo”, dice Bentivegna.

“Aldo quiere mucho a su hijo”, expresa el actor ganador del Óscar® Al Pacino. “Pero al mismo tiempo, reconoce sus carencias. Como él dice: ‘Mi hijo es un idiota, pero es mi idiota’”.

Mientras Rodolfo desprecia a Patrizia, Aldo la ve como un alma gemela. Alguien agresivo y manipulador. Juntos convencen al reticente Maurizio para que se una al negocio familiar. Con Patrizia vertiendo su veneno, Maurizio se vuelve cada vez más seguro de sí mismo, pero también cínico y despiadado, y saca a todos los demás miembros de la familia del negocio, incluido el tío Aldo.

“Finalmente, también se deshace de Patrizia”, señala Bentivegna.

El arco narrativo de Maurizio, puntualiza Bentivegna, se parece al de otro heredero de una dinastía familiar: el de Michael Corleone en El Padrino. “Al igual que Michael, hay un fatalismo en el ascenso al poder de Maurizio. Sabe que, en algún momento, todo saldrá terriblemente mal. Hay una sensación de infortunio en el papel que juega en la empresa familiar y su aceptación del mismo”.

UN ELENCO DE ENSUEÑO

Para el papel crucial de Patrizia Reggiani Gucci, Scott consideró a la mundialmente conocida y multifacética superestrella Lady Gaga, quien cautivó al público y a la Academia cinematográfica en la película con la que debutó en el cine, A Star is Born, por la que recibió una nominación al Óscar® a la mejor actriz y ganó dicho premio en la categoría de mejor canción original.

“Estaba interesado en Lady Gaga, especialmente después de que la vi en A Star Is Born”, dice el director. “Pensé: Estamos ante un talento formidable –una artista, cantante, productora y guionista de su propio espectáculo. Un verdadero motor de creatividad. Cuando la conocí, me gustó de inmediato”.

El rol de la agresiva y ambiciosamente hermosa Patrizia Gucci en La Casa Gucci es bastante diferente al de la ingenua, inocente y cariñosa mujer que interpreta en su primera película, pero Scott y sus productores estaban convencidos de que era la única persona que podía encarnar a Patrizia Gucci.  

“Lady Gaga tiene un talento extraordinario y la gente aún no ha visto esta faceta suya”, dice el productor Kevin Walsh. “Hizo una cantidad impresionante de investigación sobre el personaje y se comprometió plenamente desde el primer día. De manera sutil muestra todas las facetas de Patrizia Gucci, a medida que pasa de ser cariñosa y amorosa a ser impulsiva y segura, hasta casi psicótica, en el transcurso de la historia. Ha interpretado maravillosamente todos esos matices de Patrizia y es a través de sus ojos que se desarrolla la película”.  

Entre los elementos que atrajeron a Lady Gaga al proyecto se encuentra la complejidad de Patrizia Reggiani, una mujer falible y, en ocasiones, moralmente comprometida que está, al mismo tiempo, sinceramente enamorada de Maurizio Gucci y ansiosa por ayudarlo a abrirse camino en el negocio de la moda de la familia. “Antes de que vean la película, algunas personas podrían pensar que Patrizia es una cazafortunas”, indica Lady Gaga. “Pero cuando ellos se casaron, la familia le había dado la espalda a Maurizio. Así que ella no se casó por dinero, lo hizo por amor”.

Lady Gaga señala que después de que Maurizio heredara la mitad de la fortuna de Gucci de su difunto padre es cuando se prende la ambición de Patrizia, e incluso entonces, provino de una necesidad de aceptación. “Tenía tantas ganas de que la familia la tomara en serio. Era inteligente y creía saber qué hacer para sacar adelante la empresa. Pero su aceptación era sólo una ilusión. Todos la estaban usando para llegar a Maurizio y afianzar su control. Ella siempre fue una intrusa, una mujer en un mundo de hombres y, como muchas mujeres saben, no podía hacer gran cosa. Su poder a menudo podía pasar desapercibido”.

Y aunque la represalia de Patrizia resultó ser trágica, la actriz encontró la manera de encariñarse con el personaje, con todas sus imperfecciones. “Creo que ese intento de mejorar su posición en la vida provino de un lugar inocente, y no culpable. Trágicamente, al final no solo no consiguió su objetivo, sino que acabó muy por debajo de donde estaba cuando empezó”.

Ella solo tiene elogios hacia el director con el que se embarcó en este viaje. Describe a Scott como un “visionario arquitectónico”. “Es pictórica la forma en que aborda sus películas. También comprende el cociente emocional de un guión y cómo trabajar con los actores y navegar con ellos en lo que están tratando de expresar”.

La comprensión del papel y el nivel de compromiso de Lady Gaga fueron evidentes para todos los miembros de la producción. “Todos quedamos sorprendidos por su dedicación a este papel”, dice Giannina Scott. “Se metió en la piel de Patrizia al ciento por ciento. Vivió el papel de principio a fin”.

Su coprotagonista, Jared Leto, señala que Lady Gaga aportó cierta valentía y dedicación al interpretar a Patrizia. “No la hemos visto mucho actuando en la pantalla y eso es emocionante porque realmente no sabes qué esperar. Tiene la capacidad de sorprender al público. Es una persona que está fascinada con el proceso creativo y no tiene miedo de correr riesgos audaces y con valentía”. 

“Se adueñó del personaje”, añade el coprotagonista Al Pacino. “Es tan diferente de lo que hizo en A Star is Born. Es una absoluta revelación”.

“Parte del secreto de su talento radica en que es especial en todo lo que hace”, afirma la coprotagonista Salma Hayek. “Es lo que la convierte en una verdadera artista. Ella va más allá de ser una simple cantante o una simple actriz. Hay un nivel de compromiso, pasión y fuerza. Ella se lanza de lleno a todo lo que hace”.

La ambición y la astucia de Patrizia Gucci son inherentes a su personalidad, mientras que Maurizio Gucci tiene un arco dramático más complejo. Inicialmente, es un cerebrito introvertido, luego un hombre enamorado y, finalmente, un magnate poderoso. Es un papel que requiere una presencia y delicadeza únicas para transmitir de manera creíble una transformación que, en manos menos capaces, podría parecer melodramático y exagerado.

“La seducción juega un papel importante en la película”, dice Driver. “Maurizio es seducido por Patrizia, luego por el poder y después por el orgullo. Empieza siendo un poco tonto e insuficientemente elegante. Luego se vuelve más elegante y, pronto, empieza a sentirse más arraigado, algo que encaja a la perfección con los costosos trajes que usa. Pero, en realidad, se deja seducir por lo que sabe que es malo para él”.

Al principio, sus sentimientos por Patrizia son auténticos, afirma Driver. “Él reniega de todo lo que haría su vida cómoda pero, finalmente, tanto él como Patrizia son seducidos por lo inalcanzable. No es deliberado. Lo ha heredado. No tiene la facultad de reclamar el trono, pero Patrizia lo hace porque es ambiciosa, más allá de su posición en la familia”.

Después de haber realizado dos películas con el director Scott, Driver comenta: “Ridley realmente confía en sus actores. Y sentir ese tipo de confianza saca cosas buenas –tanto en mí como en los demás actores”.

“Adam es fuera de lo común”, dice Scott. “Es uno de los mejores actores del momento en una industria en la que los jóvenes talentos van y vienen, o evolucionan y siguen mejorando. Adam ha evolucionado durante todo este tiempo y sigue mejorando”.

“Adam Driver es un actor de clase mundial”, afirma el productor Walsh. “Su interpretación de Maurizio es un modelo fenomenal de contención. Acabábamos de trabajar con él en The Last Duel y fue genial ver cómo abordó estos dos roles totalmente diferentes. Maurizio puede ser muy calculador en cierto modo, pero también es tranquilo y reservado. Es muy retraído. A lo largo de la película, lo vemos convertirse de un manso cordero, en un lobo”.

“La selección del talento es esencial para Ridley”, agrega Giannina Scott. “Adam es un actor excelente y, físicamente, da la talla del personaje. Ridley pensó en él de inmediato. Acababan de trabajar juntos y ya tenían una relación de confianza”.

“Una de las cosas maravillosas de la actuación de Adam es que es tan íntimo con sus emociones y, sin embargo, se las arregla para transmitir todo lo que Maurizio está pensando, lo cual es algo muy difícil de hacer porque gran parte de eso no se verbaliza”, comenta el guionista Bentivegna.

“Adam es genial”, afirma Pacino. “Encarnó a Maurizio y aportó otra dimensión a la película. Había un nivel en el que desempeñaba el papel que era tan individual. Siempre sabías dónde estabas cuando actuabas con Maurizio. Aportó mucha armonía al papel”.

La química entre Lady Gaga y Driver es palpable, expresa Walsh. “Son totalmente creíbles tanto en la forma en que interactúan físicamente, como en la forma en que discuten. Puedes ver la transición del amor al odio”.

“Desde su primer encuentro, Adam y Lady Gaga inmediatamente se hicieron amigos”, dice Giannina Scott, y agrega, “lo cual es importante, porque la suya es una historia muy íntima”.

Giannina Scott comenta que Lady Gaga y Driver congeniaron inmediatamente. “Adam es instintivo y purista; intelectual y profundamente visceral. Me lo pasé de maravilla creando esta historia de amor junto con él”.

El personaje de Aldo Gucci es volátil, juguetón e indefectiblemente carismático; y quién mejor para encarnar esos rasgos que el polifacético e infinitamente talentoso Al Pacino, quien, a lo largo de su carrera, ha acumulado nueve nominaciones al Óscar®, y en 1993 lo ganó por su actuación en Scent of a Woman.

Aunque ambos llevan mucho tiempo trabajando en el cine, Scott y Pacino nunca habían trabajado juntos y ni siquiera conocían, relata Giannina Scott. “Para Ridley, uno de los aspectos más destacados de la película fue poder trabajar por fin con Al Pacino”.

El director Scott describe a Pacino como “una fuerza extraordinaria en el cine y el teatro estadounidenses, así como el hombre más agradable con el que querrías trabajar. Nos llevamos muy bien. Inmediatamente consigue que una escena suba de nivel”.

Para Pacino, el libreto de La Casa Gucci cuenta muchas historias y las une con maestría. “Trata sobre la confianza, la traición y el adulterio, y de cómo cambian las cosas”.

Pero, ante todo, se sintió atraído por el proyecto para ver cómo cobraba vida con un director al que admiraba desde hacía tiempo. “Ridley es un gran cineasta. Toma un guión y le aporta mucha energía, drama y humor”.

Aldo Gucci dirige la empresa con su hermano Rodolfo, pero es Aldo “quien conoce el negocio a la perfección”, dice Pacino, “y está luchando por mantener a flote la prestigiosa marca durante un período de grandes cambios y competencia en la industria de la moda. Siempre está buscando un nuevo ángulo. Es un manipulador supremo. Se sale con la suya porque tiene mucho encanto y excentricidad. Es muy complejo, real y único”.

Muchas de las escenas en las que Jared Leto interpreta a Paolo, el hijo de Aldo, las hace con Pacino. Es una relación padre-hijo compleja y disfuncional y Leto disfrutó cada momento. “Estamos hablando de Al Pacino”, dice riendo. “No hay nada mejor que eso”.

Leto señala que Pacino fue “paciente y generoso y amable y, por supuesto, tan explosivo e impactante, como era de esperarse. ¡Qué regalo! El solo hecho de tener la oportunidad de trabajar con él y formar parte de su viaje fue increíble”. 

El papel del patriarca Rodolfo Gucci, un hombre que vive prácticamente en el pasado y, al mismo tiempo, trata de impedir que su único hijo, Maurizio, avance, parecería encajar como un guante a la medida con el ganador del Óscar® Jeremy Irons.

Después de haber trabajado con él en Kingdom of Heaven, Scott dice: “Estaba familiarizado con la elegancia de Jeremy y quería que Rodolfo fuera superlativamente elegante y feliz de vivir como un ‘caballero de los negocios’”.

Irons se sintió inmediatamente atraído por la complejidad de su personaje. “Rodolfo es copropietario del negocio familiar con su hermano Aldo, pero no tiene mucho interés en él”, relata Irons. “En una época fue actor y se casó con una actriz alemana que actuaba mejor que él, así que dejó la actuación. Cuando ella murió, él se obsesionó con ella y con el pasado. Se pasa todo el tiempo recortando fragmentos de sus películas”.  

Además de intentar controlar a su único hijo y desaprobar su matrimonio, algo de lo que luego se arrepiente, Irons estaba fascinado por la dinámica de la familia Gucci. “Creo que todos desconfiaban unos de otros. Como en cualquier familia italiana, había un amor esencial. Pero en su interior había mucha oposición. No la describiría como una familia feliz”, dice Irons con su particular habilidad para el eufemismo.

Quizás el papel más difícil de la película sea el de Paolo Gucci. El único hijo de Aldo es un soñador, entrañable y lastimosamente cándido. “El papel de Paolo está escrito de forma muy divertida en el libreto”, dice Scott. “Es casi una sátira. Yo estaba inclinando la película ligeramente hacia la ironía, en particular en lo que respecta a la relación entre Aldo y Paolo”.   

Leto no era la primera elección para interpretar a Paolo físicamente hablando, pero eso también era genuino para muchas de sus interpretaciones transformadoras, como la que hizo de su personaje Rayon en Dallas Buyers Club, un papel por el que ganó un Óscar®. Fue él quien se acercó a Scott para el papel de Paolo. “Le pregunté a Jared cómo lo iba a hacer”, relata Scott. “Él respondió: bueno, usando maquillaje. Tuvimos la suerte de encontrar a un genio escandinavo, Göran Lundström, que se presentaba todas las mañanas a las 4:30 a.m. para maquillarme y que pudiera llegar al set como una persona completamente diferente”.

Tan transformadores fueron las prótesis y el maquillaje que la primera vez que Leto entró al set como Paolo, Al Pacino pensó que era un intruso. “Se me acerca un tipo; era una persona de aspecto extraño y me dice ‘Hola papá’”, relata Al Pacino. “Miré a mi alrededor un poco perplejo, porque no estaba seguro de que él perteneciera a ese lugar. Y entonces, alguien dijo: “Es Jared”. Era una persona totalmente diferente. Ya he visto lo que puede lograr el maquillaje, pero esto era genial. Inmediatamente quise ponerme a trabajar. Fue muy inspirador”.

Al igual que Lady Gaga, Leto siempre se mantuvo en el personaje, señala Giannina Scott, y como su coprotagonista, llevó a cabo una detallada investigación antes de abordar el rol de Paolo. “Aportó algo conmovedor y extraordinario al papel. Captó perfectamente el trágico humor de quién era Paolo”.

Lady Gaga indica: “Jared creó un personaje realmente adorable. Le aprecié porque, como a mí, no le gusta salirse del personaje. Nos divertimos mucho juntos, siempre dentro del personaje. Y fue muy cariñoso conmigo”.

Leto expresa: “En primer lugar, siempre había querido trabajar con Ridley Scott. Hay gente creativa cuyas películas simplemente conectan conmigo, y las de Ridley siempre lo han hecho. Ha cautivado mi imaginación desde que era niño. Y conecté con Paolo de inmediato. Es la oveja negra de la familia, un artista frustrado que sueña con compartir su obra con el mundo. Eso es algo con lo que ciertamente podría identificarme”.

Mientras profundizaba en el personaje, Leto dijo que llegó a querer a Paolo con todo y sus imperfecciones. “Sentí mucha empatía por él. De alguna manera, Paolo me rompió el corazón. Lo encontré lleno de humor y amor por las cosas y las personas de su vida. Pero también hay un lado trágico en él, que encontré interesante de explorar”.

 “Jared aportó un profundo proceso de compromiso para interpretar a Paolo”, dice Walsh. “Si bien le brinda un cierto alivio cómico a la película, hay una verdadera tristeza en Paolo. Desea con desesperación ser querido y apreciado, pero parece que no puede encontrar su camino”.  

“Lo que más admiré fue que amaba a su personaje”, dice el guionista Bentivegna. “Lo respetaba. No se burló de Paolo ni lo degradó de ninguna manera, ni encontró humor barato en sus defectos”.

Como la enigmática y excéntrica psíquica Pina Auriemma, Scott eligió a una actriz nominada al Óscar® que confiaba en que podría explorar completamente las contradicciones y el atractivo del personaje: Salma Hayek.

La atracción de Hayek por el papel fue inmediata. “Pina era una mujer muy interesante”, señala. “Es una clarividente. Tiene habilidades psíquicas, así que puede predecir el futuro. Cuando ella y Patrizia se conocen, conectan inmediatamente y algo que empieza como una relación profesional se convierte en una amistad muy fuerte e importante para ambas”.

“Salma aportó una genuina humanidad a Pina, una mujer que realmente llega a preocuparse por Patrizia. Podría haberla interpretado de forma muy cínica, como alguien que solo utiliza a Patrizia por su dinero”, dice Bentivegna. “En cambio, Salma y Lady Gaga desarrollaron una verdadera química, tanto en la pantalla como fuera de ella. Fue fantástico”.

Al igual que Patrizia, Pina procede de un entorno modesto. “Ambas son mujeres solitarias a su manera, y Pina reconoce el potencial de Patrizia y la motiva”, dice Hayek. “Pero incluso en el momento en que Patrizia lo tiene todo, Pina reconoce que se siente sola y es frágil. Y aunque es ambiciosa, es la pérdida del amor lo que lleva a Patrizia a la locura”.

Scott seleccionó con sumo cuidado a una actriz que fuera elegante y atractiva de una manera fría y aristocrática. Se decidió por la actriz francesa Camille Cottin, mejor conocida por el público de todo el mundo por la exitosa comedia de Netflix Call My Agent, quien recientemente actuó junto a Matt Damon en el drama de suspenso Stillwater.

Cottin no estaba familiarizada con la saga de la familia Gucci, aunque rápidamente se puso al día leyendo y viendo varios documentales para interpretar su papel de Paola, una vieja amiga de Maurizio Gucci que termina reemplazando a Patrizia en sus afectos.

“Aunque sus sentimientos por Maurizio son genuinos”, expresa Cottin, “Paola no se siente del todo cómoda con la familia ni está especialmente a gusto con la continua intrusión de Patrizia».

“Paola me conmovió mucho. Es una mujer madura y su relación con Maurizio es muy real”, dice Cottin. “Ella sabe lo que quiere en la vida y no intenta demostrarle nada a nadie. Tiene una confianza en sí misma que Patrizia no tiene, y eso no le gusta a su rival”.

No es que la situación de Patrizia le resultara indiferente. “Puedes sentir la crueldad de lo que le sucedió y la frialdad con la que fue abandonada”, dice Cottin. “Cuanto más sentía que perdía a Maurizio, más presión ejercía sobre él. Los celos y la soledad la llevaron a los extremos”. 

La mayoría de las escenas de Cottin son con Driver. “Adam es muy preciso y sutil, y libre al mismo tiempo, en el sentido de que se permite explorar las posibilidades del personaje. Eso es impresionante, porque la interpretación también está muy fundamentada y bien pensada. Y también hay algo teatral en la forma en la que usa su cuerpo”.

EL ASPECTO VISUAL

LA CASA GUCCI se rodó durante cuarenta y tres días consecutivos, principalmente en Roma, con locaciones adicionales en el norte de Italia.  

El director y productor Ridley Scott recurrió a su equipo de confianza detrás de las cámaras, con el que ha trabajado en varios proyectos y que es conocido por su dedicación y profesionalismo en toda la industria cinematográfica. “No hay mejor equipo de realizadores en el mundo porque lo integra gente sensata”, dice el productor Walsh. “Saben cómo trabajar juntos y mantener el ritmo porque, como Ridley, se destacan en tener todo preparado. Scott puede entrar en un set y rodar con cinco o seis cámaras y terminar una escena en menos de una hora. Por eso pudimos terminar la película por debajo del presupuesto asignado y con una semana de antelación, a pesar de que rodamos la película bajo las restricciones de COVID”.  

Scott es famoso por su sentido visual. Sus películas –Alien, Blade Runner, The Martian, Thelma & Louise, Gladiator y ahora, La Casa Gucci– por mencionar algunas, evocan imágenes imborrables en la mente de los espectadores. Cada película es única y diferente. La razón de ello, según el productor Walsh, es que “él dibuja a mano cada fotograma de la película. Cuando llega al set, ya lleva meses de preparación y todos saben exactamente lo que van a hacer cada día. La atención al detalle es impresionante”.

“El aspecto visual es muy importante para Ridley”, dice Giannina Scott. “Al igual que un pintor, representa el estado de ánimo a través del color. En La Casa Gucci hay mucho color, sobre todo en la parte inicial. Luego, a medida que se adentra en la tragedia, se inclina hacia colores más oscuros”.   

Y cuando se trata de trabajar con sus actores, aporta todas sus décadas de experiencia, de una manera que incluso sorprendió a un profesional experimentado como Al Pacino. “Ridley es mágico”, dice el actor. “Estábamos haciendo una escena. Me llevó aparte y me dijo ‘¿por qué no haces la escena empezando por la mitad y luego haces la primera parte al final?’ Nunca nadie me había pedido algo así. Yo pensé: ‘esto es una locura’. Finalmente lo hice. ¡Y funcionó!”

“Prácticamente es como si cada miembro del elenco fuera un instrumento musical”, dice Lady Gaga. “Funciona como una orquesta  –están las percusiones, el bajo y los metales, los instrumentos de viento y las cuerdas. Y puesto que todos somos tan diferentes como actores, Ridley es quien dirige una sinfonía con todos estos elementos orquestales diferentes”.

Scott tiene un monitor grande y entre seis y ocho monitores en la parte inferior, que le permiten editar en directo la película mientras la graba, explica Walsh.  Es una disciplina que aprendió tras años de trabajo en la BBC y dirigiendo televisión en vivo. Esto le permite completar una escena en una o dos tomas. Como utiliza varias cámaras, tiene toda la cobertura que necesita. Eso es una ventaja para los actores, que no tienen que hacer una toma tras otra, algo que agota su energía creativa.

Jeremy Irons puntualiza: “Tener varias cámaras en funcionamiento todo el tiempo significa que no tienes que rodar en una dirección y luego recordar lo que estabas haciendo cuando vuelves a grabar desde un ángulo diferente, porque las cámaras capturan toda la escena. Cuando actuaba una escena con Al (Pacino), se filmaba en su totalidad. Y si decidíamos hacer otra toma diferente, también se rodaba por completo. Este manera de filmar resulta ser muy liberadora para un actor”.

Una de las claves del proceso de rodaje de Scott es forjar una asociación exitosa con Claire Simpson, “la mejor editora de este negocio, sin duda alguna”, dice el director. “Necesitas a alguien de esa calidad y con ese gusto. Y Claire tiene el mejor de los gustos”.

En La Casa Gucci, al igual que en sus otras colaboraciones, Scott le pide a Simpson que edite la película durante la producción. “Porque, como me sigue enseñando la experiencia, tienes que mantenerte limpio y fresco. Si te sientas en la sala de edición o en la sala de mezclas, lo único que haces es embotarte. Claire siempre está editando sobre la marcha, porque solo así puedo saber lo que tengo”.

EL LUJO

La visión del director Ridley Scott para el estilo visual de LA CASA GUCCI, según el diseñador de producción Arthur Marx, “era de elegancia y lujo. Lo mejor de lo mejor. Un mundo de privilegios sin escatimar en gastos –pero dentro de un presupuesto y cumpliendo un calendario”.

Las locaciones principales en el guión de La Casa Gucci se encuentran en Roma, Milán, Nueva York y los Alpes, aunque en realidad la mayor parte de la película se rodó en la capital italiana y sus alrededores, con interiores en el famoso estudio Cinecittá. 

Además, la producción rodó algunas tomas en exteriores e interiores en Milán, incluida una escena que está diseñada para parecer el centro de Manhattan. La producción también filmó en una villa cerca del lago Como. La cordillera italiana de los Dolomitas sustituyó a los Alpes, donde la familia Gucci pasaba sus vacaciones de invierno.  

“Hicimos una investigación exhaustiva para la película, ya que había que presentar los productos de la familia Gucci a lo largo de tres décadas, así como los desfiles de moda de diferentes diseñadores, como Lagerfeld y Versace”, afirma Marx, quien, junto con su equipo, examinó minuciosamente revistas, fotografías y videos documentales de la época para capturar el aspecto de cada década. “La iluminación que se utilizaba para los desfiles de modas en aquella época era muy específica. La presentación era diferente, al igual que la música: queríamos captarla exactamente como era”.

Las diferentes tiendas que aparecen en la película también tienen un aspecto característico, dice Marx. La tienda Gucci de la Quinta Avenida en Manhattan (que en realidad fue filmada en Roma) “era toda de madera oscura, con toques dorados y marrones”, señala, “para transmitir un ambiente acaudalado del viejo mundo”. En cambio, un emporio de moda de Milán que Patrizia visita en la película era ostentoso y modernista: todo plateado y cromado. Transmitía tanto la época como un aspecto del carácter de Patrizia.

Algunas de las locaciones en Nueva York que incluye el guión eran familiares para Marx, porque él creció en esa ciudad, en medio del ambiente del diseño de modas, la fotografía de modas y la comercialización, y trabajó para varios fotógrafos de modas.

Quizás el set más emblemático fue el del Studio 54, la efímera pero emblemática discoteca de finales de los años 70 que visitan los miembros de la familia Gucci. Ese y los diversos desfiles de moda que se presentan en la película se construyeron en una serie de “cajas negras” en una gran bodega cerca del aeropuerto de Roma, y se adornaron según lo requerido.

Un reto en particular fue tener que transformar un edificio moderno de vidrio y piedra pulida de Milán, en un conglomerado lleno de imitaciones de Gucci situado al sur de la calle Canal, en Manhattan. Para dar al espacio un aspecto de cueva, explica Marx, las paredes se recubrieron con caucho de látex y les pusieron una capa de jabón debajo para facilitar su posterior remoción.

“Eso le brindó al espacio la apariencia de ser de concreto poroso, que el equipo de diseño pintó con grafitis y aplicó capas de carteles de papel sobrepuestos para transmitir el aspecto neoyorquino de los años ochenta. Luego llenamos el espacio con los vendedores y sus productos, con viejas láminas de plástico y metal corrugado que se agitaban con el viento”, comenta Marx.

Para los exteriores, el equipo de diseño añadió a la zona otros toques de época de Manhattan, como buzones, cabinas telefónicas, hidrantes de incendio y vendedores de perros calientes. “Fue mucho trabajo, pero al final valió la pena”, afirma Marx, “ya que no pudimos encontrar nada similar ni en la ciudad de Nueva York, ni en la Italia contemporáneas”.

Para otra de las locaciones que no requerían ser lujosas como la casa de la familia de clase obrera de Patrizia, Marx consultó a los miembros de su equipo de filmación italiano. “Al parecer, todos ellos tenían padres o familiares como los Reggiani, lo que resultó muy útil para conocer los detalles de ese estilo de vida”.

Sin embargo, en la mayor parte de la película, se le pidió a Marx que representara un mundo de ensueño con opulentas residencias y casas de vacaciones.   

Una de las obras de arte más destacadas fue la casa de Rodolfo Gucci, para la cual la producción utilizó la Villa Necchi en Milán. “Ahora es un museo, pero alguna vez fue el hogar de la familia Necchi (la marca Necchi es para las máquinas de coser italianas, lo que Singer es para las estadounidenses). Aparte de la simplificación de parte de la decoración para dejar espacio a las cámaras, la iluminación y los equipos, los interiores de la villa se mantuvieron prácticamente intactos. Lo mismo ocurrió con los espléndidos terrenos que rodean la villa.

La otra villa de lujo era la residencia italiana de Aldo Gucci, una casa de estilo renacentista paladiano en el lago Como que requería muebles antiguos. Originalmente fue el hogar del arzobispo de Roma en los siglos XV y XVI, y de una sucesión de ancianos perteneciente a la iglesia de ese entonces, explica Marx. 

Otros sitios lujosos fueron el chalet alpino suizo de Maurizio Gucci, “que lo sacaron de Architectural Digest”, señala Marx, así como un apartamento contemporáneo de techos altos con grandes paredes para albergar la colección de arte de Maurizio, que incluye un enorme Rousseau y varios Rothkos.

El estudio de diseño de Paolo Gucci en Milán atrajo un particular interés visual. Para su producción se utilizó un estudio de diseño textil en funcionamiento en el barrio Trastevere de Roma. “Se trataba de un estudio muy inusual en el cual cinco diseñadores textiles diferentes trabajaban en un espacio interconectado”, anota Marx. “La arquitectura era modernista, algo muy diferente para una ciudad como Roma. Creo que originalmente era una especie de bodega que fue renovada. Perforaron muchas de las paredes y pusieron ventanas de cristal de gran escala al estilo Bauhaus en uno de los lados. Era maravilloso. Lleno de luz y con dos pisos de altura”.

Para la escenografía donde rodarían la escena culminante del crimen de la película, Marx se tomó alguna que otra licencia poética. El lugar real del asesinato en Milán era monótono y poco cinematográfico, y los cineastas buscaban una atmósfera más intensa. Marx ubicó una zona de Roma con calles anchas que podrían representar de manera creíble a Milán. La zona era un collage de estilos arquitectónicos: gótico, renacentista y árabe, y Marx ya la conocía por otros rodajes que había hecho en Roma.

“La locación tiene un aire muy operístico”, dice Marx. “Al fin y al cabo, no estábamos rodando un documental. La mezcla de estilos me evoca una combinación de arquitectura toscana y árabe. Es casi como otro personaje de la película”.

Una mezcla de trabajo con placer y pasión es como se podría calificar la tarea de Marx de localizar y, en algunos casos, restaurar automóviles clásicos de las últimas décadas del siglo XX, entre los que se encuentran un Mercedes 300 vintage de los años 60 y un Ferrari GT4 de la década de los setenta.

Otras bellezas de esa época son el Maserati Indy de 1971 que conduce Aldo Gucci en la película, un Porsche Targa, un Mustang convertible de 1968 con motor 289, y un Lancia Thema.

Marx modificó el auto deportivo FIA 1975 de Patrizia Reggiani Gucci, construyendo un techo de vinilo hecho a la medida para la producción, ya que el original era convertible y poco práctico para la filmación.

El museo histórico de automóviles prestó generosamente un Lamborghini Diablo de 1991 para la película. Se construyó una réplica del Jaguar Tipo C de 1969 especialmente para la película (Jaguar sólo fabricó seis piezas originales de ese modelo).

Ese automóvil era el orgullo y la alegría de Marx –aunque poco práctico. “Era el auto de mis sueños”, dice con orgullo. “Sin embargo, si tuviera uno, necesitaría un mecánico de tiempo completo para mantener el motor a punto”.

Marx le da crédito a su departamento de arte y utilería, mayoritariamente italiano, por haberle aportado autenticidad a la película. “Se lanzaron al proyecto con entusiasmo”, relata, “en gran medida porque es parte de su legado y de su historia”.

VESTIDA PARA MATAR

A diferencia de muchas películas contemporáneas o casi contemporáneas, la moda en LA CASA GUCCI es parte integral de la historia y la verosimilitud de la película. Al igual que el diseñador de producción Marx, la diseñadora de vestuario, Janty Yates, ha sido durante mucho tiempo un miembro respetado del equipo de producción de Ridley Scott.

“Janty es una absoluta genio y es maravilloso trabajar con ella”, afirma Lady Gaga. “El vestuario me ayudó mucho a meterme en el personaje. Utilizamos la moda de tantas maneras diferentes que casi se convirtió en mi piel. Pero al igual que con las pelucas y el maquillaje, siempre estuvo al servicio del personaje. Era muy elegante y tenía muchos matices”. 

En particular, Scott estaba interesado en el aspecto del personaje femenino central de la película, Patrizia Reggiani Gucci, que en la vida real es una gran fashionista. “Para la película, Ridley quería que Patrizia luciera un estilo clásico”, anota Yates.  

“El equipo de vestuario tuvo la suerte de poder vestir a una actriz que ya era un famoso ícono de la moda. Lady Gaga aporta de forma realista su elegancia innata a todo, desde la alta costura hasta unos pantalones vaqueros y una camiseta”, asegura Dominic Young, el cortador del vestuario de la película.

La interpretación que la actriz hizo de Patrizia estuvo muy de acuerdo con lo que querían los realizadores, señala Yates. “Lady Gaga quería vestirse como su propia madre, que era muy elegante y consciente de la moda. Eso significaba que todos estábamos en la misma página”.  

En total, la producción creó y/o diseñó más de setenta looks para Patrizia y, dado que Scott filma con varias cámaras desde diferentes ángulos, incluso el conjunto más fugaz tenía que estar perfectamente realizado y detallado –de frente, de lado y de espaldas. 

Yates sólo tiene elogios para su relación de trabajo con Lady Gaga. Muchos actores vienen a las pruebas de vestuario y se van, pero Lady Gaga, que soportó sesenta horas de pruebas, se quedó para ayudar a personalizar los accesorios de cada conjunto –joyas, bolsos, zapatos. También recurrió a sus archivos personales y proporcionó a la película algunos trajes apropiados.

Los accesorios, especialmente las joyas, eran esenciales para la imagen de Patrizia, sostiene Yates. “En lugar de un collar, usaba dos, y los aretes siempre eran grandes. Y un prendedor, que por lo general era un broche con la forma de algún animal”.

La mayoría de las joyas fueron alquiladas a un joyero de primera categoría de Roma. Boucheron y Bulgari proporcionaron algunas de las piezas de mayor valor. El calzado de Patrizia fue confeccionado especialmente por una empresa de calzado romana llamada, Pompei, “porque ellos hacen los mejores zapatos del mundo”, afirma Yates.

La primera vez que la audiencia ve a Patrizia Reggiani, ella está saliendo de un automóvil frente a la empresa de camiones de su padre. Hay un grupo de camioneros que la admiran con poca sutileza al pasar. Una de las razones es por lo que lleva puesto: un atuendo ceñido que Yates denominó “su vestido va-va-voom, un tributo a la creación original de Yves Saint Laurent entallado a la medida de la delgada cintura y la figura de reloj de arena de Lady Gaga”.

En la siguiente escena de Patrizia, una de las más importantes, ella se encuentra con su futuro esposo, Maurizio Gucci, en una fiesta, vistiendo otro traje favorecedor y visualmente llamativo, esta vez de color rojo fuego. Con solo mirarla, el público entenderá por qué Maurizio queda inmediatamente prendado de ella.   

Una fuente de inspiración para el diseño del estilo del personaje en esa y otras escenas provino de una foto de la famosa actriz italiana Gina Lollobrigida que el director Ridley Scott le mostró a Yates, y que influyó directamente en el traje que Patrizia lleva a la fiesta de cumpleaños de Aldo Gucci en el Lago Como –desde el peinado hasta la cintura ceñida.

Una fotografía de moda de la época que sacó Helmut Newton dio lugar al conjunto que usa Patrizia cuando llega por primera vez a su ático en Nueva York y baila en la terraza, comenta Yates.

El vestido de novia de Patrizia, en el que cada pieza de encaje se aplicó a mano, es también un homenaje a Lollobrigida (conocida por los italianos como “La Lollo”). La verdadera Patrizia usó un vestido mucho más sencillo, así que Yates hizo una copia del mismo, y una del traje más elaborado. Cuando le mostró las fotos a Scott, éste eligió la segunda opción. 

“Ridley y Janty pensaron que, aunque la escena era corta, era relevante para el personaje, por lo que el traje tenía que generar inmediatez e impacto”, dice Young. “El vestido de encaje es muy italiano y muy voluptuoso, e inmediatamente transmite que se trata del día más feliz e importante de la vida de Patrizia”.

La mayor parte de la ropa de uso diario de Patrizia en la sección de la película correspondiente a los años 80 se ciñe a una silueta especialmente clásica y favorecedora, pero en diversos colores y tejidos. Una cadera estrecha con un pliegue en la parte inferior, que de acuerdo con Young, le daba al personaje una cierta “coquetería” cuando se movía.

Otra razón para la silueta sencilla y monocromática de los trajes de día era que facilitaba la colocación de accesorios. Yates agregó a cada vestido básico cinturones, broches y joyas, para capturar el estilo característico de Patrizia. “Los trajes son lo suficientemente sencillos como para transmitir un estilo de vida extravagante en lugar de ser un disfraz llamativo”, expresa Yate.  

Dos de los conjuntos de Patrizia proceden de los archivos de Gucci, uno de los cuales usa cuando viaja al centro de Nueva York para observar toda la mercancía falsa de Gucci. El otro lo utiliza en la escena en la que Patrizia recoge a su hija en el colegio –un conjunto clásico con una camisa Doble G de Gucci y una falda de cuero.

“A Lady Gaga todos los trajes de archivo de Gucci le quedaban perfectamente”, dice Yates. “Por ese lado, fuimos muy afortunados”.

En general, puntualiza Yates, el vestuario de Patrizia no solo enfatiza la moda clásica, sino que también refleja el arco narrativo de su personaje durante las tres décadas representadas en la película. A medida que avanza la historia, su ropa se vuelve más elegante y entallada, lo que habla de su creciente seguridad en sí misma. Por ejemplo, el traje de Gucci con la falda de cuero empodera al personaje, la anima a resistir cuando le entregan los papeles de divorcio en el colegio de su hija.

Más adelante en la película, después de haberse divorciado y sentirse desesperada, la caída en desgracia de Patrizia se transmite por la rudeza de su atuendo: una chaqueta de cuero estilo motociclista y unos jeans. Atrás quedan las extravagancias y el brillo del había hecho gala anteriormente.  

En general, la ropa de los hombre en la película es más conservadora, aunque no menos clásica y, de nuevo, una gran parte fue hecha a la medida. “Las medidas de Adam Driver son de tal dimensión que ninguna ropa en existencia, por muy bien hecha que estuviera, le quedaría bien”, anota Yates. “Mide 1.95 m, tiene los hombros anchos y un pecho grande, pero una cintura muy delgada”.

Los trajes de Driver, Pacino e Irons fueron creados por el mismo sastre neoyorquino que Yates utilizó para Denzel Washington en American Gangster. “Es un sastre inglés que trabajó en Saville Row y luego se mudó a Estados Unidos para abrir su propia tienda. Sus trajes son exquisitos”.  Otros trajes para Pacino y Driver fueron confeccionados por Zegna.

La confección de la ropa de Paolo (Jared Leto), que era menos conservadora y más elegante, fue creada por Sartoria Attolini en Nápoles, Italia.

La mayoría de las camisas también fueron hechas a la medida por Anto en Beverly Hills. Los trajes para los desfiles de moda del diseñador rival se hicieron todos por encargo, dice Yates. “Presentamos el desfile modas de Versace de 1984, que mi diseñador asociado, Stefano DeNardis, creó desde cero. Lo hizo todo. Era increíblemente ochentero –hombros enormes, caderas muy estrechas, tacones altos y grandes sombreros. Una época gloriosa”.

DeNardi también recreó el desfile de modas de Tom Ford de 1995. “Confeccionó cada pieza”, relata Yates. “Los más bellos trajes de terciopelo para hombres en amarillos brillantes, rosas, azules reales y chaquetas de cuero. Stefano, también creó el desfile de Paolo, que aparentemente estaba inspirado en Cuba. Era muy vaporoso, pero también tenía muchos tonos tierra, terracota y marrones”.

Al igual que con todos los personajes centrales de la película, la transformación de Jared Leto, que sigue conservando una apariencia juvenil, en el extrañamente singular Paolo Gucci se centró en un cierto grado de verosimilitud, comenta Jana Carboni, la diseñadora de maquillaje y prótesis de La Casa Gucci.

El sueco Göran Lundström ideó y elaboró las prótesis para Leto, pero confiesa que de entrada, el enfoque del actor lo sorprendió. “Al principio no me di cuenta de que Jared no quería parecerse a sí mismo en absoluto”, dice Lundström. “Eso es bastante raro. La mayoría de las veces los artistas quieren que se note que es un actor maquillado. Me tomó un tiempo darme cuenta de que Jared no quería verse a sí mismo con el maquillaje, y que quería ser totalmente irreconocible”. 

Después de tres semanas de trabajar en colaboración con Leto y de algunas pruebas y errores, Lundström y el actor quedaron finalmente satisfechos de haber ideado un disfraz que no solo transmitía el aspecto de Paolo Gucci, sino también la sensación del personaje. A lo largo de la producción se hicieron ajustes para transmitir el envejecimiento del personaje, específicamente el encanecimiento y la pérdida del pelo de Paolo (calvo en la parte superior, pero largo en los costados y la espalda).

Lundström, Carboni y el equipo de maquillaje siempre tuvieron cuidado de observar la delgada línea entre la imitación y la caricatura. “Queríamos que Jared pareciera Paolo sin que fuera evidente que llevaba prótesis”, explica.

Se necesitaron cuatro horas o más todos los días para lograr esta verosimilitud. Pero fue el propio actor quien le dio vida a Paolo. “Él siempre se mantuvo en el personaje”, dice Carboni.

Como la película abarca tres décadas, el reto para el equipo de maquillaje era transmitir el look específico de cada época, que incluía variaciones en el maquillaje y los peinados. Además, se les encomendó la tarea de transformar a otros actores en celebridades de la época –desde Grace Jones, hasta Andy Warhol y Karl Lagerfeld. “Estoy muy orgullosa del equipo y de lo que han conseguido, no solo con el elenco central, sino con las personas reales que tenían que transmitir simplemente a través de su apariencia”.

El fondo musical de La Casa Gucci presenta una amplia gama de música pop, ópera e incluso un poco de jazz. La banda sonora original de Harry Gregson-Williams (The Martian) se centra principalmente en las diferentes fases de la relación entre Patricia Reggiani y Maurizio Gucci, señala el compositor. “El concepto de la música era que sonara como una pieza musical italiana, porque allí es donde se desarrolla gran parte de la película. Empieza cuando Patrizia y Maurizio se enamoran, se casan, hacen negocios juntos y, finalmente, cuando se viene todo abajo”.

Y FINALMENTE…

La Casa Gucci no sólo relata el fin del control de la familia Gucci sobre su vasto imperio de la moda, sino también el ocaso de las marcas de moda de propiedad privada y el principio del control de los conglomerados de esta industria.

En ese sentido, señala el diseñador de producción Arthur Marx, la película es un “jugueteo desenfrenado con todos los sonidos e imágenes de la época y del mundo en el que los personajes principales vivían y actuaban. Sin embargo, a medida que se desarrolla la historia, eres testigo de cómo interactúan estos personajes y de lo desquiciadas que se vuelven sus vidas. Una historia realmente triste, pero contada de una manera muy entretenida”.

 La diseñadora de vestuario Janty Yates agrega: “Creo que el público quedará asombrado y boquiabierto por las complejidades, los giros y las vueltas de esta historia. Es que, ¿quién lo diría?” 

“En La Casa Gucci hay algo para todos”, añade la productora Giannina Scott. “Es una montaña rusa emocional con romance, moda, buena música, actuaciones profesionales y una historia dramática convincente”.

“Esta es una película sobre el poder”, dice Jared Leto, “y sobre la familia. También es una cinta sobre la pasión, el arte, la creatividad y, por supuesto, la moda. Es sobre la lealtad y, ciertamente, sobre la traición. La historia me sorprendió mucho y me impactó, y creo que el público también se sorprenderá. Esos famosos mocasines de Gucci van a adquirir un nuevo significado, eso lo doy por seguro”.

El cuidado y la atención que se dedicó a la película deberían generar placer al público espectador en múltiples niveles, asegura el productor Kevin Walsh. “Espero que la audiencia se lleve una sensación de disfrute en el aspecto artístico de esta película, que nos permite apreciar el trabajo de una gran tropa de cineastas que se toman su trabajo muy en serio, pero que también se divierten tratando de crear una pieza de entretenimiento. En cuanto a la historia, creo que se llevará la moraleja de que el dinero no lo es todo. Que el control y la avaricia pueden jugar en tu contra si te concentras demasiado en ellos”.

Pero ante todo, dice Lady Gaga, “esta película les hará pasar un buen rato. Es un viaje salvaje, y cada segundo es entretenido. Parte de la magia de Ridley es que, con todas sus formas artísticas, en última instancia, quiere que el público se divierta”.

BIOGRAFÍAS DEL ELENCO

LADY GAGA (Patrizia Reggiani), ganadora del Premio de la Academia®, del Globo de Oro y 12 veces ganadora del Grammy, es una artista e intérprete única. Ha vendido 36 millones de copias de sus álbumes musicales a nivel mundial, con 60 mil millones de streams, y sus canciones han sido escuchadas 393 millones de veces, convirtiéndola en una de las artistas del mundo de la música con más ventas de todos los tiempos.

Gaga es también una de las personas con más seguidores en sus cuentas en las redes sociales: tiene más de 55 millones en Facebook; más de 83 millones de seguidores en Twitter; y más de 49 millones en Instagram.

En 2008 Gaga lanzó su primer álbum titulado The Fame, seguido de The Fame Monster (2009). En 2011, estrenó su reconocido álbum Born This Way. Para celebrar el décimo aniversario de dicho álbum, en junio de 2021 Gaga lanzó una nueva edición: el álbum titulado Born This Way The Tenth Anniversary, que cuenta con versiones reimaginadas de sus temas clásicos compuestos por prominentes músicos y defensores de la comunidad LGBTQIA+. Además recibió las llaves de la ciudad de West Hollywood, instaurando al 23 de mayo como el “Día oficial de Born This Way”.

En 2013 Gaga lanzó ArtPop, su tercer álbum de estudio, seguido de Cheek to Cheek en 2014, que hizo en colaboración con Tony Bennett. Este álbum, dedicado a formar parte de la serie American Songbook, estrenó en los primeros lugares de la lista de éxitos de Billboard. En 2016 llegó su quinto álbum de estudio: Joanne, por el que ganó un Grammy a la mejor interpretación vocal pop solista del tema “Joanne, Where Do You Think You’re Going?”.

En el año 2017, Gaga actuó en el espectáculo de medio tiempo de la edición 51 del Súper Bowl, auspiciado por la marca Pepsi Zero, que fue visto por 117.5 millones de espectadores en todo el mundo. En septiembre de ese mismo año, el documental Lady Gaga: Five Foot Two dirigido por Chris Moukarbel estrenó en Netflix, y ganó un premio MTV de cine y televisión al mejor documental;  un premio NME a la mejor película musical; y un premio Webby de cine y video musical. También actuó en American Horror Story: Hotel (2015), y su interpretación la hizo acreedora en 2016 al Globo de Oro en la categoría de mejor actriz en una miniserie o película para televisión.

En octubre de 2018 Gaga actuó al lado de Bradley Cooper en el remake de Warner Brothers de la película clásica A Star is Born. Su actuación recibió una nominación al Óscar® a la mejor actriz; una nominación al Globo de Oro a la mejor actriz en una película para cine; y ganó el premio Critics’ Choice y el National Board of Review a la mejor actriz en una película para cine. Ese mismo año recibió su quinto premio consecutivo al álbum #1 en la lista Top 200 de Billboard por la banda sonora de la película A Star is Born. En junio de 2019 la banda sonora ganó doble disco de platino en los Estados Unidos, al permanecer en el primer lugar de ventas en cuatro ocasiones desde su estreno en 2018, y vendió más de 6 millones de copias alrededor del mundo. Gaga produjo, interpretó y coescribió el tema “Shallow,” en la película, y ganó un Óscar®, un Globo de Oro y un premio Critics’ Choice en la categoría de mejor canción original. Por esa canción también recibió dos Grammy, incluyendo el de mejor interpretación pop de un dueto, y el de mejor canción escrita para medios visuales, además de la nominación a la canción del año y al disco del año. En 2020 Gaga vuelve a ganar dos premios Grammy por esta película en las categorías de mejor banda sonora para medios visuales, y mejor composición para medios visuales por la “I’ll Never Love Again”.

En diciembre de 2018 Gaga realizó un exclusivo residence show en Las Vegas en el Park Theater, donde presentó dos únicos y diferentes conciertos. El espectáculo titulado LADY GAGA ENIGMA fue una novedosa odisea de sus éxitos pop destinada a generar una experiencia completamente diferente y única. La revista Rolling Stone lo consideró “un espectáculo que confirma y da inicio a su legado”. Por otro lado, el espectáculo LADY GAGA JAZZ & PIANO presentó versiones simplificadas de sus éxitos, así como música del Great American Songbook. Recientemente anunció su regreso a Las Vegas con nueve conciertos a partir de octubre de 2021. En 2019 Gaga lanzó su marca de productos de belleza Haus Laboratories, que incluye delineadores de ojos y de labios, stickers y sombras de ojos brillantes en varios tonos.

En mayo de 2020 Gaga estrenó su sexto álbum de estudio: Chromatica, que incluye  colaboraciones con Ariana Grande, Elton John y Blackpink. Los productores ejecutivos son BloodPop® y la propia Lady Gaga. Chromatica fue el sexto álbum #1 de Gaga en la lista Top 200 de Billboard, convirtiéndola en la primera artista femenina en conseguir ese récord en un período de diez años (2011-2020). Su colaboración con Ariana Grande en “Rain On Me” se convirtió en el debut más grande en Spotify de 2020, alcanzando el primer lugar en las listas de popularidad de Spotify de Estados Unidos y en todo el mundo. También alcanzó el primer lugar en las listas de iTunes en 29 países y en la lista Apple Global, y eestableció el récord de transmisiones en un solo día de una colaboración femenina en la historia de Spotify. El video musical de “Rain On Me” ha acumulado más de 338 millones de vistas y fue nominado a cuatro premios MTV Video Music, ganando el de mejor fotografía. Ese mismo año, Gaga se llevó a casa el premio MTV Tricon inaugural por ser un triple ícono en la música, la actuación, la moda y el activismo. USA Today calificó a Chromatica como “su mejor álbum en una década”, lo que le valió un Grammy a la mejor interpretación de grupo de dúo pop por el tema “Rain On Me” con Ariana Grande.

En septiembre de 2021 Gaga lanzó Dawn of Chromatica, el álbum remix de Chromatica, cuyo productor ejecutivo fue BloodPop® y que incluye colaboraciones con los artistas A. G. Cook, Arca, Ashnikko, Bree Runway, Charli XCX, Chester Lockhart, Clarence Clarity, COUCOU CHLOE, Dorian Electra, Doss, Jimmy Edgar, Lil Texas, LSDXOXO, Mood Killer, Mura Masa, Pabllo Vittar, Planningtorock, Rina Sawayama y Shygirl. Muchos de estos artistas fueron seleccionados públicamente, pidiéndole a los fans que dijeran quienes querían que participaran en este proyecto. El álbum debutó en primer lugar en la lista de álbumes Top Dance/Electronic de Billboard.

En octubre de 2021 Lady Gaga y Tony Bennett volvieron a cantar juntos y estrenaron su segundo álbum de jazz titulado Love For Sale, con temas musicales de Cole Porter. En su primera semana de estreno fue el número uno en las listas de álbumes de jazz de Billboard, Amazon y iTunes; y en Apple Music fue el álbum de jazz con más descargas a nivel mundial. Se situó en el octavo lugar en la lista Billboard 200 de todos los géneros.

En la película La Casa Gucci, Gaga interpreta a Patrizia Reggiani, la ex esposa de Maurizio Gucci, quien fue juzgada y recibió una condena por orquestar su asesinato.

Lady Gaga también es una abierta activista, filántropa y defensora de muchos temas importantes, como los derechos LGBT, la toma de conciencia sobre el VIH/SIDA y los problemas de imagen corporal. En 2012 lanzó la Fundación Born This Way, una organización sin fines de lucro dedicada a empoderar a la juventud mediante la aceptación de las diferencias, e inspirando bondad y valentía. A lo largo de los años y para jóvenes de todo el mundo, demostrando que la bondad es verdaderamente el lenguaje universal. Estas historias se han compilado, junto con notas personales de empoderamiento de Lady Gaga, en su nuevo libro, “Channel Kindness: Stories of Kindness and Community”, que ya está a la venta.

ADAM DRIVER (Maurizio Gucci) se encuentra actuando en la adaptación de Noah Baumbach de la novela de  Don DeLillo White Noise, y recientemente concluyó el rodaje del thriller de ciencia ficción de Scott Beck y Bryan Woods titulado 65.

Driver se destacó y recibió aclamación de la crítica por su actuación en la película dirigida por Noah Baumbach Marriage Story. Fue nominado al Premio de la Academia®, al BAFTA, al Globo de Oro, al premio del sindicato de actores (SAG) y al premio Gotham en la categoría de mejor actor. Por su actuación en BlacKkKlansman del director Spike Lee, en la que participó junto a John David Washington, ​fue nominado al Premio de la Academia®, al BAFTA, al Globo de Oroy al SAG en la categoría de mejor actor de reparto.

Entre otros de sus créditos en el cine se encuentran The Last  Duel, también del director Ridley Scott; Annette de Leos Carax; The Report de Scott Z. Burns; The Dead Don’t Die y Paterson, del director Jim Jarmusch; The Man Who Killed Don Quixote de Terry Gilliam; Star Wars: The Last Jedi,deRian Johnson; Logan Lucky de Steven Soderbergh; Silence, dirigida por Martin Scorsese; Midnight Special de Jeff Nichols; Star Wars: The Rise of Skywalker y Star Wars: The Force Awakens, dirigidas por J.J. Abrams; This Is Where I Leave You, de Shawn Levy; las cintas de Noah Baumbach The Meyerowitz Stories, While We’re Young y Frances Ha; Hungry Hearts del director Saverio Costanzo, por cuya actuación recibió el premio Volpi Cup en el Festival internacional de cine de Venecia; Tracks, de John Curran; Inside Llewyn Davis de Ethan y Joel Cohen; Lincoln, de Steven Spielberg; y la película de Clint Eastwook, J. Edgar.

Sus créditos en la televisión incluyen Girls, la aclamada serie de HBO creada por Lena Dunham. Por su actuación en este programa recibió tres nominaciones consecutivas al premio Emmy al mejor actor de reparto en una serie de comedia. Fue nominado por cuarta vez a dicho premio en la categoría de mejor actor invitado en una serie de comedia por su participación como actor invitado en el programa Saturday Night Live.

Driver actuó en el primer revival en Broadway de la obra de Lanford Wilson Burn This, dirigida por Michael Mayer. Su interpretación del rol de Pale lo hizo acreedor a una nominación al Tonyal mejor actor, y a un premio Drama League en esa misma categoría.

Entre otros de sus créditos en Broadway se encuentran Man and Boy (dirigida por Maria Aitken), al lado de Frank Langella, así como Mrs. Warren’s Profession (del director Doug Hughes), junto a Cherry Jones. Off-Broadway, actuó en la obra de John Osborne Look Back in Anger (director Sam Gold), y ganó el premio Lucille Lortel al mejor actor de reparto. Previamente interpretó al personaje Louis Ironson en el revival de la compañía The Signature de la obra de Tony Kushner Angels in America, dirigida por Michael Greif. 

Driver se graduó en Juilliard y es un ex infante de marina que sirvió en la Compañía de Armas 1/1 en Camp Pendleton, California. También es cofundador de la organización sin fines de lucro Arts in the Armed Forces.

El actor y director AL PACINO (Aldo Gucci), ganador del BAFTA, del premio Emmy, del Óscar®, del SAG, del Globo de Oro y del galardón Kennedy Center honors, regresa a otra complicada familia italiana interpretando a Aldo Gucci, décadas después de haber interpretado a Michael Corleone en la trilogía de El Padrino.

Pacino es una figura única y perdurable en el mundo del teatro y el cine estadounidenses. Nació en East Harlem y creció en el sur del Bronx de la ciudad de Nueva York. Estudió en la reconocida School of Performing Arts hasta los 17 años, y después empezó a estudiar actuación en el Herbert Berghof Studio (HB Studio) con el profesor Charles Laughton. Posteriormente, estudió en el legendario Actors Studio con el mentor Lee Strasberg.

Entre 1963 y 1969 actuó en varias producciones teatrales incluyendo Hello Out There de William Saroyan, en su debut off-Broadway en 1963; en Why is a Crooked Letter en 1966, por cuya actuación ganó un premio Obie off-Broadway; The Indian Wants the Bronx, por la que ganó otro premio Obie al mejor actor de la temporada 1967-68. En 1969 hizo su debut en Broadway en Does a Tiger Wear a Necktie? y ganó un premio Tony. Pacino continuó actuando en los escenarios de teatro en la década de 1970 y ganó un segundo premio Tony por su actuación en The Basic Training of Pavlo Hummel. Interpretó el papel estelar en Richard III. En la década de los ochenta volvió a recibir aclamación de la crítica de teatro por su actuación en la obra de David Mamet American Buffalo. A partir de la década de 1990, la participación en el teatro de Pacino incluye los revival de Hughie de Eugene O’Neill; de Salome de Oscar Wilde; y de Orphans de Lyle Kessler. En 2011 interpretó el rol de Shylock en The Merchant of Venice en Broadway y recibió una nominación al Tony al mejor actor, y en 2013 interpretó a Shelley Levin en la puesta en escena en Broadway de Glengarry Glen Ross, de David Mamet.

Su primer papel estelar en el cine lo hizo en el drama de 1971 Panic in Needle Park, y al año siguiente Francis Ford Coppola lo seleccionó para interpretar el revolucionario papel de Michael Corleone en El Padrino. Fue nominado a un Premio de la Academia® por su actuación en dicha cinta, y en los siguientes seis años recibió cuatro nominaciones a este premio por las películas Serpico, El Padrino: parte II, Dog Day Afternoon y …And Justice For All. Una larga y fructífera carrera conformada por más de 45 películas que incluye Scarface, Sea of Love, The Insider, Donnie Brasco, Heat (donde compartió la pantalla por primera vez con su colega, el legendario actor Robert DeNiro), y Any Given Sunday. Continuó recibiendo nominaciones al Premio de la Academia® por su actuación en Dick Tracy y en Glengarry Glen Ross. Por su interpretación del coronel Frank Slade en Scent of a Woman ganó el Premio de la Academia® al mejor actor en 1992. Volvió a hacer el papel de Shylock en la adaptación para cine de Michael Radford de The Merchant of Venice. Dirigió y protagonizó las cintas Looking For Richard y Chinese Coffee. 

Su trabajo en la televisión incluye una provechosa colaboración con HBO. Fue Roy Cohn en la miniserie Angels in America de 2003, y el Dr. Jack Kevorkian en You Don’t Know Jack en 2010. Ambas series ganaron Globos de Oro y premios Emmy por su actuación.  En el 2013 fue nominado al Globo de Oro y al Emmy al mejor actor en la cinta de David Mamet Phil Spector.

Recientemente dirigió las películas Salome y Wilde Salome en las que interpreta al rey Herodes y comparte créditos con Jessica Chastain como Salomé. La premier mundial de Wilde Salome tuvo lugar en el Festival internacional de cine de Venecia.

Su interpretación de Jimmy Hoffa en la película The Irishman dirigida por Martin Scorsese fue nominada al Óscar®. En ella comparte créditos con Robert De Niro y Joe Pesci. Esta cinta recibió gran aclamación de la crítica tras su premier en el Festival de cine de Nueva York. Actualmente se encuentra trabajando en la muy esperada segunda temporada de Hunters, la serie de Amazon Prime Video donde interpreta a Meyer Offerman y por la que recibió su nominación número 19 a los Globos de Oro.

Pacino ha sido honrado con el Globo de Oro Cecil B. DeMille a la trayectoria en el cine. Además de el premio a la trayectoria que otorga el American Film Institute. En 2011 recibió el reconocimiento National Merit of Arts de manos del presidente Obama, y en 2016 fue galardonado con el Kennedy Center Honor.

JEREMY IRONS (Rodolfo Gucci) ganó el Premio de la Academia® al mejor actor por su interpretación de Claus von Bulow en Reversal of Fortune. También ha sido reconocido con el Globo de Oro, el Emmy, el Tony y el SAG, así como con el premio honorario César y el Premio Europa Per il Teatro. 

Irons inició su formación teatral en The Bristol Old Vic Theatre School. Posteriormente se unió a la compañía de teatro Bristol Old Vic, con la que actuó en varias producciones como The Winter’s TaleHay FeverMacbethThe Taming of the Shrew y The Boyfriend. Después actuó en el West End de Londres en las puestas en escena de Godspell; en The Rear Column de Simon Gray; en el teatro Young Vic actuó en The Caretaker y en Much Ado About Nothing. Más adelante se unió a la compañía de teatro Royal Shakespeare y participó en las obras The Winter’s Tale, Richard II y The Rover.

Jeremy Irons ganó un premio Tony por su actuación en la obra The Real Thing (1983) de Tom Stoppard, y siguió apareciendo en los escenarios del National Theatre en la puesta en escena de Never So Good (2008), así como en The Gods Weep (2010) de la compañía Royal Shakespeare. En el año 2016 hizo el papel de James Tyrone en Long Day’s Journey Into Night de Eugene O’Neill, producción que formó parte de la celebración del 250 aniversario del teatro Bristol Old Vic; dicha producción se movió al teatro Wyndham en el West End de Londres en 2018, y después se presentó en el teatro Harvey de la Brooklyn Academy of Music de Nueva York, y en el teatro Bram Goldsmith en Los Ángeles, California.

Entre sus créditos en cine se encuentra The French Lieutenant’s Woman (1981); Moonlighting (1982);  Swann in Love (1984); The Mission (1986); Dead Ringers (1988); Kafka (1991); Damage (1992); M.Butterfly (1993); The House of the Spirits (1993); prestó su voz al temible Scar en la cinta de Disney The Lion King (1994); Die Hard with a Vengeance (1995); Stealing Beauty (1996); Lolita (1997); The Man in the Iron Mask (1998); Kingdom of Heaven (2005); e Inland Empire (2006).

Sus trabajos más recientes incluyen la galardonada película independiente Margin Call (2011); la adaptación de Jeremy Thomas de la novela de J.G. Ballard High-Rise, cinta dirigida por Ben Wheatley; Batman v Superman: Dawn of Justice (2016) de Zack Snyder; The Man Who Knew Infinity (2015) y Justice League, las películas que dirigió Matthew Brown y en las que repitió su rol de Alfred Pennyworth, así como en Red Sparrow, que coprotagonizó con Jennifer Lawrence y que dirigió Francis Lawrence. Love, Weddings & Other Disasters, una comedia que coestelarizó con Diane Keaton, escrita y dirigida por Dennis Dugan, que estrenó en el 2020.

Asimismo, Irons fue el presentador y el productor ejecutivo de Trashed, el galardonado documental ambientalista de Candida Brady.

Irons también cuenta con una fructífera y reconocida carrera en la televisión. Es más conocido por su rol de Charles Ryder en la serie de televisión de culto Brideshead Revisited (1981). Ganó el Globo de Oro al mejor actor de reparto y un premio Emmy por su actuación en la miniserie Elizabeth I (2005), junto a Helen Mirren. Interpretó al papa Alejandro en la serie histórica de Showtime The Borgias (2011) y fue Henry IV en la serie The Hollow Crown de BBC Two, en la que actuó con Tom Hiddleston. 

Recientemente Irons actuó al lado de Regina King en la nueva serie de HBO Watchmen, estelarizada por Damon Lindelof. Ambientada en una historia alternativa donde los justicieros enmascarados son considerados delincuentes, Watchmen adopta la nostalgia de la innovadora novela gráfica original y al mismo tiempo intenta abrir nuevos caminos por sí misma. La actuación de Irons fue nominada al Emmy en la categoría de mejor actor de una serie limitada.

En 2020 Jeremy Irons se unió al elenco de la película Munich: The Edge of War, una adaptación de la novela best seller del 2017 escrita por Robert Harris titulada “Fatherland”, que Netflix estrenará próximamente. En ella, Irons interpreta al primer ministro Neville Chamberlain en el umbral de la Segunda Guerra Mundial. La premier tuvo lugar en el Festival de cine de Londres el pasado 13 de octubre.

En 2018, Faber Publishing lanzó en formato de audiolibro las obras completas deT.S. Eliot, con la voz de Jeremy Irons. 

Jeremy Irons is patrono de la organización Prison Phoenix Trust y de la Hope Foundation.

JARED LETO (Paolo Gucci) es actor, músico, director y empresario.

Sus dos décadas dedicadas a la actuación incluye una serie de actuaciones profundas y transformadoras. Su interpretación de Rayon, un enfermo de SIDA en la película Dallas Buyers Club del director de Jean-Marc Vallee, donde compartió créditos con Matthew McConaughey, lo hizo acreedor a premios al mejor actor de reparto de parte de varias organizaciones de críticos: la Asociación de críticos de cine de Nueva York, la Asociación de críticos de cine de Los Ángeles, y la Broadcast Film Critics Association. Asimismo, Leto ganó su primer Premio de la Academia®, un Globo de Oro y un premio SAG.

Por su reciente participación en la película de John Lee Hancock The Little Things recibió nominaciones al mejor actor de reparto en los premios SAG y los Globos de Oro. Además de en La Casa Gucci, próximamente veremos a Leto en Morbius, la película de superhéroes de Sony/Marvel. También ha sido seleccionado para actuar y producir junto con Anne Hathaway WeCrashed, una serie limitada para Apple TV + que relata el ascenso y la caída de WeWork.

Otros créditos de Leto incluyen actuaciones en Requiem for a Dream, dirigida por Darren Aronofsky, donde actuó al lado de Ellen Burstyn, Jennifer Connelly y Marlon Wayans; Prefontaine de Steve James, en la que dio vida al atleta Steve Prefontaine; Fight Club, con Brad Pitt y Edward Norton y en Panic Room, al lado de Jodie Foster y Forest Whitaker, ambas películas dirigidas por David Fincher; American Psycho de Mary Harron, junto a Christian Bale; Lord of War, con Nicolas Cage y Ethan Hawke, dirigida por Andrew Niccol; Alexander, del director Oliver Stone, al lado de Colin Farrell; Lonely Hearts de Todd Robinson, en la que actuó con Salma Hayek; Girl, Interrupted, de James Mangold, con Winona Ryder y Angelina Jolie, quien ganó el Premio de la Academia®; The Thin Red Line de Terrence Malick; Mr. Nobody, dirigida por Jaco Van Dormael, que coprotagonizó con Sarah Polley, Rhys Ifans y Diane Kruger; la película de acción de Warner Brothers Suicide Squad, junto a Will Smith, Margot Robbie y Cara Delevigne; y en la película de Denis Villeneuve Blade Runner 2049, al lado de Harrison Ford y Ryan Gosling.

Leto ganó el premio del público Gotham del cine independiente por su documental Artifact, que produjo con Emma Ludbrook. La película también ganó el premio People’s Choice en la sección de documentales en el Festival de cine de Toronto de 2012. Después del éxito de Artifact, Leto dirigió otro documental titulado A Day in The Life of America. Situó equipos de filmación en los 50 estados de la Unión americana, el Distrito de Columbia y Puerto Rico para capturar un día en la vida del país. Con la ayuda del público, Leto creó un amplio retrato de los Estados Unidos en un lapso de 24 horas. La premier tuvo lugar en el Festival de cine de Tribeca de 2019.    

Leto también ha dirigido varios galardonados videos musicales para la banda de rock ganadora de discos de platino Thirty Seconds to Mars, de la que él es el vocalista, guitarrista y compositor musical, y está constituida por él y su hermano, Shannon Leto.  

Thirty Seconds to Mars ha lanzado cinco álbumes de estudio incluyendo America, en el 2018. Entre las canciones que han sido éxitos en la radio se encuentran “Walk on Water”, “This Is War”, “Kings and Queens” y “The Kill”. La banda ha recorrido el mundo presentándose en conciertos con localidades agotadas: más de 300 conciertos en casi 60 países, de 6 continentes, para 3 millones de personas. Con estas cifras, la banda rompió el Récord Guinness Mundial de la gira de conciertos más larga de la historia de un grupo de rock. Thirty Seconds to Mars ha vendido más de10 millones de álbumes a nivel mundial y sus videos musicales cuentan con más de 350 millones de vistas en YouTube. El grupo ha recibido otros galardones a nivel internacional, incluyendo más de una docena de premios MTV; un premio Billboard Music; y reconocimientos de las publicaciones especializadas NME, Kerrang! y Fuse. 

Leto ha colaborado con Gucci en varias de sus campañas publicitarias; más recientemente en la campaña NorthFace x Gucci, y junto a Lana Del Rey, para la fragancia Gucci Guilty.

JACK HUSTON (Domenico De Sole) se ha destacado como uno de los mejores actores de la industria del cine, la televisión y el teatro.

Jack se encuentra interpretando el papel estelar de David Starr en la serie de Amazon Expats, basada en la novela escrita por Janice Y.K. Lee titulada “The Expatriates”. Dirigida por Lulu Wang, la serie relata la historia de una comunidad internacional cuyas vidas quedan unidas para siempre tras una repentina tragedia familiar. Adicionalmente, hace poco se hizo público que Jack va a escribir, producir y estelarizar una serie dramática situada en la época actual inspirada por la novela clásica de Alexandre Dumas “The Count of Monte Cristo”. Este proyecto se encuentra en etapa de preproducción.

Además de La Casa Gucci, Jack recientemente concluyó su participación en la producción del thriller de acción Wash me in the River, que coprotagoniza con Robert De Niro. The Avenue ha programado el estreno de esta película en los cines en la primavera de 2022.

Recientemente Jack actuó al lado de Emilia Clarke en el thriller de crimen Above Suspicion, que estrenó el pasado 14 de mayo en cines.

En 2020 coprotagonizó con Janelle Monae la cinta Antebellum de Lionsgate, que estrenó en los cines el 18 de septiembre de 2020. Recientemente apareció en la temporada cuatro de la galardonada serie de Noah Hawley FARGO para el canal FX, que estrenó el 27 de septiembre de 2020. Asimismo, interpretó el rol de Eric Rudolphen en la serie de Spectrum Manhunt: Unabomber, que Netflix estrenó en el 2020.

En 2019 actuó junto a Alicia Vikander y Riley Keough en The Earthquake Bird, dirigida por Wash Westmoreland, así como en The Irishman del director Martin Scorsese, al lado de Robert De Niro y Al Pacino, ambas de Netflix.

Jack ganó reconocimiento por su interpretación de Richard Harrow en la serie de HBO ganadora del premio Emmy Boardwalk Empire, que además ganó el premio SAG al mejor conjunto de elenco. El año pasado Jack actuó en la serie dirigida por Matthew Weiner The Romanoffs, de Amazon. Los créditos adicionales de Huston incluyen la galardonada cinta de David O. Russell American Hustle en la que actuó al lado de Jennifer Lawrence, por la que ganó otro premio SAG al mejor conjunto de elenco; Kill Your Darlings para Killer Films; Not Fade Away junto a James Gandolfini, dirigida por David Chase, para Paramount Pictures; y compartió créditos con Jeremy Irons en Night Train to Lisbon, de Billie August.

En el teatro ha participado en la obra clásica de  Hitchcock Strangers on a Train, producida por Barbara Broccoli en el West End de Londres. Huston nació en Londres y estudió en el instituto de arte dramático Hurtwood House.

SALMA HAYEK (Pina Auriemma) es una actriz nominada al Premio de la Academia® y una directora ganadora del Emmy, reconocida además por su trabajo como productora y por ser defensora de los derechos de las mujeres y los inmigrantes.

Nacida en la ciudad de Coatzacoalcos, México, Hayek inició su carrera como actriz en las telenovelas mexicanas. Su debut en el cine fue en el largometraje Midaq Alley, basado en la novela del escritor ganador del Nobel en Literatura Naguib Mahfouz. Ese mismo año irrumpió en el mercado del cine estadounidense en la película del Robert Rodriguez Desperado, e inició una serie de colaboraciones artísticas con Rodriguez y el actor Antonio Banderas, que incluye las cintas From Dusk Til Dawn, Once Upon a Time in Mexico, y la película animada nominada al Óscar® Puss in Boots.

La filmografía de Hayek abarca varios géneros tanto en el cine como en la televisión. Actuó en las exitosas cintas Wild Wild West; Dogma; Grown Ups; el drama de época Tale of Tales; y en Beatriz at Dinner, por la que recibió una nominación al premio Independent Spirit. Su versatilidad como actriz se vuelve evidente en la interpretación de roles como el de Ajax en la película de superhéroes de Chloe Zhao Eternals, y el de Elsa Pedrera en la serie ganadora del Emmy de la NBC 30 Rock. Destaca su trabajo como actriz y productora de Frida, la gran película biográfica de la reconocida artista mexicana Frida Kahlo. A través de su compañía productora Ventanarosa, Hayek contó con un elenco estelar que incluyó a la directora de teatro Julie Taymor, además de conseguir el permiso para filmar en el estudio original de Kahlo. Frida recibió seis nominaciones al Premio de la Academia®, y Hayek fue nominada en la categoría de mejor actriz a dicho premio, además de al BAFTA, al Globo de Oro, al premio SAG, y fue galardonada con el prestigioso premio Golden Camera de Alemania.

Desde su fundación, Ventanarosa se ha comprometido a contar historias de los hispanos, con un enfoque específico en la vida de las mujeres. Además de Frida, Hayek produjo la aclamada comedia de la cadena ABC Ugly Betty, por la que recibió una nominación al premio Emmy en la categoría de mejor actriz invitada. Su actuación en la película In The Time Of The Butterflies de la cadena Showtime (de la que también fue coproductora) la hizo acreedora a una nominación al premio de la Asociación de críticos de cine y televisión.Entre otros de sus proyectos se encuentran la coproducción de la serie mexicana de Netflix Monarca y su debut como directora del largometraje The Maldonaldo Miracle de la cadena de televisión Showtime, por el que ganó un Emmy a la mejor dirección.

A lo largo de su vida, Hayek ha defendido sistemáticamente los derechos de las mujeres, los niños y los inmigrantes. Después de intervenir en la presentación en el Congreso de los Estados Unidos para ampliar el contenido del Acta de la Violencia contra las Mujeres, junto con su esposo Francois-Henri Pinault fundaron The Kering Foundation, que lidera iniciativas destinadas a liberar a las mujeres de todo el mundo del abuso sexual, físico y emocional. Posteriormente, Hayek se asoció con Gucci para crear el programa Chime For Change, que promueve la educación, la salud y la justicia de las niñas. Recientemente, Chime for Change lanzó la campaña #StandWithWomen para combatir la violencia doméstica contra las mujeres durante el confinamiento por coronavirus. En 2015 visitó los campamentos de refugiados sirios en Líbano con la UNICEF y organizó la campaña “Chime for Education” para recaudar fondos para la educación de los niños refugiados. En 2017 Hayek encabezó la iniciativa de recaudación de fondos para las víctimas del terremoto en México y ayudó a recaudar casi un millón de dólares para UNICEF. Durante este proceso, también se asoció con la Fundación Pepsico y Hábitat para la humanidad para entregar 180 casas para las víctimas desplazadas por el terremoto. Hayek sigue participando activamente en una variedad de iniciativas de justicia social que requieren atención urgente y colabora desde hace mucho tiempo en varias organizaciones líderes sin fines de lucro, incluidas Girl Effect y Fondo Semilla. 

Hayek vive con su familia en Londres y en Los Ángeles.

CAMILLE COTTIN (Paola Franchi) es una actriz francesa nominada al premio César que ha logrado reconocimiento internacional por su actuación en la serie de Netflix Call My Agent!. Netflix estrenó la cuarta temporada de esta exitosa serie a nivel mundial a principios de este año. En 2022 dará inicio la producción de una película, el spin-off de la serie, en la que Camille volverá a interpretar su icónico papel de Andréa Martel.

A principios de 2021 Camille actuó junto a Matt Damon y Abigail Breslin en el drama de Tom McCarthy Stillwater. La película relata la historia de Bill Barker (Damon), un padre que viaja desde Oklahoma a Francia para ayudar a su hija (papel que interpreta Breslin), de la que se ha distanciado, y que ha sido arrestada por asesinato. Enfrentado a las barreras del idioma, las diferencias culturales y un sistema jurídico complicado, Bill se propone como misión personal, la exoneración de su hija. En el camino conoce a Virginie (Cottin), quien lo ayuda a embarcarse en un viaje de descubrimiento y a adquirir un mayor sentido de pertenencia en el mundo.

Recientemente interpretó el rol de Hélène, un nuevo personaje en la cuarta temporada de la multipremiada serie de BBC America titulada Killing Eve. El año que viene la volveremos a ver representando este papel en la quinta y última temporada, cuya producción acaba de concluir.

Su carrera incluye otros créditos, entre los que se encuentran Someone, Somewhere de Cédric Klapsich; actuó junto a Juliette Binoche y Lambert Wilson en Baby Bumps (Telle mère, telle fille), de la directora Noémie Saglio; Dumped de Eloïse Lange; Allied, de Robert Zemeckis, al lado de Marion Cotillard y Brad Pitt; The Mystery Of Henry Pick con Fabrice Luchini, dirigida por Rémy Bezançon; así como en las películas aclamadas por la crítica On A Magical Night de Christophe Honoré, que fue nominada al premio Una cierta mirada en el Festival de cine de Cannes de 2019.

En la televisión, Camille recibió aclamación de la crítica por su trabajo en la muy exitosa serie de sketches cómicos de Canal+ Connasse, e interpreta el papel estelar en la versión francesa de la serie Fleabag.

Junto con su amiga Shirley Kohn, Cottin fundó la compañía de producción Malmö. El nombre es un tributo a la herencia sueca de Kohn y al énfasis de los suecos en la igualdad de género, que son los principales objetivos de los proyectos que aborda esta compañía.

Camille vive en París.

BIOGRAFÍAS DEL EQUIPO DE PRODUCCIÓN

RIDLEY SCOTT (director y productor) es un reconocido cineasta que ha sido nominado al Premio de la Academia® al mejor director por sus películas Black Hawk Down (2001), Gladiator (2000), y Thelma & Louise (1991). Estos tres largometrajes también fueron nominados al premio DGA. Entre las últimas cintas que ha dirigido Scott se encuentran Alien: Covenant (2017), la secuela de Prometheus que estelarizaron Michael Fassbender y Katherine Waterston; y All the Money in the World (2017), protagonizada por Mark Wahlberg, Michelle Williams y Christopher Plummer, cuya trama gira en torno al secuestro de John Paul Getty III.

Scott ha recibido varias nominaciones a premios a lo largo de su ilustre carrera. Además de las cuatro nominaciones al premio DGA, ha sido cuatro veces nominado al Globo de Oro al mejor director por, entre otras, la película American Gangster (2017), estelarizada por Denzel Washington y Russell Crowe; y a tres Premios de la Academia® en la misma categoría por la cinta Gladiator (2000), que estelarizaron Russell Crowe y Joaquin Phoenix y que ganó el Óscar®, el Globo de Oro y el BAFTA a la mejor película.

Scott hizo su debut como director de cine en 1977 con The Duellists, y ganó el premio a la mejor ópera prima en el Festival de cine de Cannes. Le siguió el muy exitoso thriller de ciencia ficción Alien en 1979, que lanzó al estrellato a Sigourney Weaver y fue el inicio de una próspera franquicia. En 1982 Scott dirigió la legendaria cinta Blade Runner, que protagonizó Harrison Ford. Considerada un clásico de la ciencia ficción, este thriller futurista se agregó al Registro nacional de películas de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos en 1993. Además, se estrenó un nuevo corte del director, que siguió recibiendo aclamación y reconocimiento tanto en 1993 como en el 2007.

Entre otros de sus créditos como director de cine se encuentran The Martian (2015), con Matt Damon y Jessica Chastain, que recibió varios premios y nominaciones, incluyendo al Globo de Oro a la mejor película musical o de comedia, y al mejor actor en una película musical o de comedia; siete nominaciones al Premio de la Academia® incluyendo la categoría de mejor película; una nominación al premio DGA; y seis nominaciones al BAFTA, incluyendo la categoría de mejor director. Exodus: Gods and Kings (2014), con Christian Bale y Joel Edgerton; The Counselor (2013), escrita por Cormac McCarthy y protagonizada por Michael Fassbender, Brad Pitt, Cameron Diaz y Javier Bardem; el aclamado éxito Prometheus (2012), en la que compartieron créditos Michael Fassbender, Noomi Rapace y Charlize Theron; Legend (1985), con Tom Cruise; Someone to Watch Over Me (1987), con Tom Berenger; Black Rain (1989), que estelarizaron Michael Douglas y Andy Garcia; 1492: Conquest of Paradise (1992), que protagonizó Gérard Depardieu; White Squall (1996), con Jeff Bridges; G.I. Jane (1997), estelarizada por Demi Moore y Viggo Mortensen; Hannibal (2001), protagonizada por Anthony Hopkins y Julianne Moore; Body of Lies (2008), con Russell Crowe y Leonardo DiCaprio; A Good Year (2006), con Russell Crowe y Albert Finney; la épica cinta Kingdom of Heaven (2005), con Orlando Bloom y Jeremy Irons; Matchstick Men (2003), que protagonizaron Nicolas Cage y Sam Rockwell; y Robin Hood (2010), en la que trabajó por quinta vez con el actor Russell Crowe, acompañado de Cate Blanchett.  Sus últimos trabajos incluyen The Last Duel con Matt Damon, Ben Affleck, y Jodie Comer; La Casa Gucci, que relata la historia del asesinato de Maurizio Gucci; y próximamente va a dirigir Kit Bag, en la que Joaquin Phoenix va a interpretar al gran militar y emperador francés Napoleón.

En 1967, Scott y su fallecido hermano Tony constituyeron la compañía de producción, de anuncios comerciales y publicidad RSA, que tiene una reputación consolidada con la creación de innovadores y revolucionarios anuncios comerciales para algunas de las marcas corporativas más reconocidas del mundo.

En 1995, los hermanos Scott fundaron la compañía de producción de cine y televisión llamada Scott Free. Con oficinas en Los Ángeles y Londres, los hermanos Scott produjeron películas tales como In Her Shoes; The A-Team; Cyrus; The Grey; el drama nominado al Premio de la Academia® The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford; Blade Runner 2049, la muy esperada secuela del clásico de ciencia ficción de 1982; y la muy exitosa Murder on the Orient Express, una adaptación de la novela homónima de Agatha Christie. Entre los proyectos recientes de Scott Free se encuentran American Woman, de Jake Scott; Jungleland, de Max Winkler; Our Friend, de Gabriela Cowperthwaite; y Earthquake Bird de Wash Westmoreland. Sus futuros proyectos incluyen la producción de A Naked Singularity de Chase Palmer; la muy anticipada secuela de Murder on the Orient Express titulada Death on the Nile, dirigida y estelarizada por Kenneth Branagh; y el thriller de Andrés Baiz Panopticon.

En la televisión, Scott fue el productor ejecutivo de la exitosa serie The Good Wife, ganadora del Emmy, del Peabody y del Globo de Oro para la cadena CBS, así como de la aclamada The Good Fight el spin-off de dicha serie, de la cadena CBS All Access. La serie The Man in the High Castle de Amazon, una adaptación del clásico de Philip K. Dick; Taboo, con Tom Hardy, para FX; la serie de antología The Terror de la cadena AMC; el drama The Passage para el canal FOX, basada en la trilogía posapocalíptica de Justin Cronin; la adaptación para la televisión de Strange Angel, serie basada en el libro homónimo de George Pendle; y Raised by Wolves, una serie de ciencia ficción de HBO Max que además dirigió.

Scott ha sido el productor ejecutivo de proyectos de larga duración de la compañía, incluyendo la miniserie del canal Starz The Pillars of the Earth; la miniserie de A&E The Andromeda Strain; la miniserie de TNT The Company; las galardonadas películas de HBO RKO 281, The Gathering Storm e Into the Storm; las exitosas películas para televisión de National Geographic Killing Lincoln, Killing Kennedy y Killing Jesus; así como los documentales Gettysburg de History Channel que ganó el premio Emmy; Re: Generation Music Project de la plataforma Hulu; I Am Dying de National Geographic; y Clive Davis: The Soundtrack of Our Lives, de Apple.

En 2003, Scott fue condecorado con la orden de caballero del imperio británico en reconocimiento a sus contribuciones a las artes. Recibió el premio American Cinematheque en 2016, durante la gala anual número 30 de dicha organización; el Premio a la trayectoria en dirección de cine en la premiación del Sindicato de directores de cine de 2017; y el BAFTA Fellowship a la trayectoria en el 2018.

GIANNINA SCOTT (productora) nació en Costa Rica y vivió en Washington D.C. desde que era una bebé, hasta que se mudó a Italia cuando era una adolescente. En ese país estudió arte e idiomas, y obtuvo un título universitario en el Instituto di Traduzione Simultanea en Florencia.

Además de su pasión por el arte y los idiomas, siente una ávida devoción por el cine. Su carrera empezó como actriz al frente de las cámaras, y eventualmente se dedicó a la producción con el objetivo de defender y crear películas en las que ella realmente creía.

Los créditos de Scott como productora incluyen: la aclamada cinta Matchstick Men, estelarizada por Nicolas Cage y Sam Rockwell; el drama romántico Tristan + Isolde, con James Franco; el drama de deportes Concussion, que protagonizaron Will Smith, Gugu Mbatha-Raw, Alec Baldwin y Luke Wilson; y Mark Felt: The Man who Brought Down The White House, dirigida por Peter Landesman (Concussion) y protagonizada por Liam Neeson, Diane Lane, Marton Csokas, y Tony Goldwyn. La Casa Gucci, ha sido un trabajo que ha realizado con mucho cariño desde que comenzó a desarrollarlo hace 20 años. Sin comprometer nunca su visión de esta historia tremendamente dinámica de codicia, amor y pasión, desarrolló el proyecto incansablemente hasta que sintió que había conseguido al director y al elenco perfectos.

KEVIN WALSH (productor) es un productor de cine nominado al Premio de la Academia® con más de dos décadas de experiencia en la industria del entretenimiento. A lo largo de su diversificada carrera, Kevin ha trabajado en cuatro películas con grandes directores –Ridley Scott, Steven Spielberg, Scott Rudin, y Tommy Mottola– y se ha consolidado como un productor líder en la industria del cine.

Kevin es presidente de Scott Free Productions, la compañía de producción de cine de Ridley Scott, en la que se encuentra realizando la preproducción de Napoleon para Apple, que va a dirigir Ridley Scott y en la que actúan Joaquin Phoenix y Jodie Comer. A lo largo de su mandato en Scott Free, Kevin ha producido The Last Duel para 20th Century Studios, dirigida por Ridley Scott y protagonizada por el actor ganador del Premio de la Academia® Matt Damon, Adam Driver, Jodie Comer, y el actor ganador del Premio de la Academia® Ben Affleck; Death on the Nile para 20th Century Studios, dirigida y estelarizada por Kenneth Branagh, en la que también actúan Gal Gadot y Armie Hammer; Naked Singularity, escrita y dirigida por Chase Palmer, cuyos protagonistas son John Boyega y Olivia Cooke; Our Friend, de la directora Gabriela Cowperthwaite, con Jason Segal, Dakota Johnson y el actor ganador del Premio de la Academia® Casey Affleck; Jungleland, de Max Winkler, protagonizada por Charlie Hunnam y Jack O’Connell; Earthquake Bird para Netflix, escrita y dirigida por Wash Westmoreland, que estelarizan la actriz ganadora del Premio de la Academia® Alicia Vikander y Riley Keough; All the Money in the World para Sony Pictures e Imperative Entertainment, que dirigió Ridley Scott y protagonizaron Michelle Williams, Mark Wahlberg y el actor ganador del Premio de la Academia® Christopher Plummer; American Woman, de Jake Scott, con Sienna Miller, Christina Hendricks y Aaron Paul; y Zoe que dirigió Drake Doremus, cuyos protagonistas fueron Ewan McGregor y Lea Seydoux. Kevin también supervisó la producción de las cintas Alien: Covenant para 20th Century Fox, Murder on the Orient Express para 20th Century Fox, y Blade Runner 2049 para Sony Pictures y Warner Bros.

Antes de que fuera nombrado presidente de Scott Free, Kevin supervisó la producción de The Greatest Showman para 20th Century Fox para los productores Peter Chernin, Jenno Topping, y Laurence Mark. La película fue dirigida por Michael Gracey y estelarizada por Hugh Jackman, Michelle Williams, Zac Efron y Zendaya.

Kevin fue nominado al Premio de la Academia® por la producción del drama aclamado por la crítica Manchester by the Sea, a la par de Matt Damon, Kimberly Steward, Chris Moore y Lauren Beck. La cinta fue escrita y dirigida por Kenneth Lonergan y estelarizada por Casey Affleck, Michelle Williams, Lucas Hedges y Kyle Chandler. Manchester by the Sea fue estrenada por Amazon Studios y recibió seis nominaciones al Óscar®, además de ganar el premio a la mejor película que otorga el National Board of Review, el Premio de la Academia® al mejor actor para Casey Affleck y el de mejor guión original para Kenneth Lonergan.

Previamente produjo el thriller psicológico Thoroughbreds para Focus Features junto con los ganadores del Óscar® Nat Faxon y Jim Rash. Escrita y dirigida por Cory Finley, esta cinta la estelarizan Olivia Cooke, Anya Taylor-Joy, y el fallecido actor Anton Yelchin. Kevin también produjo la galardonada comedia dramática The Way Way Back para Fox Searchlight Pictures. La película fue escrita y dirigida por Nat Faxon y Jim Rash, y la protagonizaron Steve Carell, Toni Collette, los ganadores del Premio de la Academia® Sam Rockwell y Allison Janney, así como Maya Rudolph.

Antes de ser productor, Kevin trabajó como guionista y escribió libretos para películas de Working Title Films, Reason Pictures, Mayhem Pictures de Walt Disney, y The Sports Studio. Escribió la adaptación de su libro de comics The Leaves y lo convirtió en un guión para una película de cine para Lionsgate Entertainment. También ha adaptado la serie de libros infantiles Pyrates para Summit Entertainment.

Como parte del departamento de producción, Kevin fue el gerente de producción de tres películas –The Adventures of Tintin, Munich y War of the Worlds – para el director y productor ganador del Premio de la Academia® Steven Spielberg, cuyos presupuestos ascendían a $130 millones de dólares, $75 millones de dólares, y $132 millones de dólares, respectivamente.

Previamente trabajó como asistente del productor ganador del premio de la Academia® Scott Rudin en la empresa Scott Rudin Productions. Kevin trabajó y viajó con el señor Rudin durante la producción de siete películas, cuyos presupuestos suman más de $200 millones de dólares.  Las cintas son The Hours, The Royal Tenenbaums, Iris, Changing Lanes, Zoolander, Orange County y Marci X.

Kevin inició su carrera en la industria del entretenimiento trabajando como asistente del presidente y CEO de Sony Music Entertainment, Thomas D. Mottola, y posteriormente lo ascendieron al puesto de coordinador de producción, donde trabajó en la producción de los álbumes de los artistas más importantes de Sony.

En 2011, Kevin formó parte de la lista que publica Variety conocida como “10 Producers to Watch”.

MARK HUFFAM (productor) forma parte de la industria del cine desde 1983. Su primer crédito importante como productor llegó con la película de Steven Spielberg ganadora de cinco Premios de la Academia® en 1999: Saving Private Ryan. Huffam ganó reconocimiento por su contribución en esta cinta, así como el premio DGA a la mejor producción del año.

En el año 2000 Huffam fue el coproductor de la exitosa cinta Quills, que estelarizaron Geoffrey Rush y Kate Winslet. Además de recibir aclamación de la crítica, esta película fue nominada a tres premios Óscar® y ganó cinco premios BAFTA. Posteriormente, en 2001, Huffam produjo Captain Corelli’s Mandolin para Working Title Films, dirigida por John Madden y protagonizada por Nicolas Cage y Penélope Cruz.

En el 2002 Huffam produjo la cinta ganadora del Premio de la Academia® The Hours del director Stephen Daldryand, que protagonizaron Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep. Recibió ocho nominaciones al Óscar® y Kidman ganó el Óscar® a la mejor actriz por su interpretación de Virginia Woolf.

En el 2003 trabajó en su segundo proyecto para Working Title Films: el éxito de taquilla Johnny

English. En 2004 produjo Mickeybo and Me junto a Stephen Daldry como productor ejecutivo, cinta que desarrollaron con el escritor y director Terry Loane. La película fue filmada en Irlanda del Norte, su protagonista fue Julie Walters y ganó una serie de premios en el circuito de festivales de cine internacionales.

En 2005 y 2006, Huffam participó en la producción de Goal!, la serie de películas dedicada al fútbol internacional. Produjo las dos primeras entregas para Milkshake Films y Buena Vista Pictures.

Un año más tarde produjo Mamma Mia!, la muy exitosa adaptación para cine del famoso musical de Broadway para Universal Pictures que protagonizaron Meryl Streep, Pierce Brosnan y Colin Firth.

En 2009 fue el productor del piloto de televisión Games of Thrones para HBO, basado en el primer volumen de la serie de libros de fantasía titulado A Song Of Fire And Ice, escritos por George RR Martin. Al año siguiente, Huffam volvió a hacer equipo con HBO para producir la serie Games of Thrones, que fue filmada en Irlanda del Norte y en Malta, protagonizada por Sean Bean, Lena Headey y Jason Momoa. Esta serie terminó convirtiéndose en un impresionante éxito comercial, siendo la serie con mayor producción de la historia.

Huffam fue premiado con la orden de comandante del imperio británico en 2011 por sus servicios a la industria del cine y la televisión. Ese mismo año trabajó con Ridley Scott como productor ejecutivo de la épica de ciencia ficción Prometheus. Continuó colaborando con el director en 2012 en The Counsellor, que protagonizaron Brad Pitt, Cameron Diaz, Penélope Cruz, Javier Bardem y Michael Fassbender. Y fue el coproductor de World War Z, el blockbuster que estelarizara Brad Pitt.

En el 2014 Huffam volvió a colaborar con Ridley Scott en la épica bíblica Exodus: Gods and Kings, estelarizada por Christian Bale, Joel Edgerton y John Turturro que se filmó en locaciones de España. Continuó produciendo para el director Ridley Scott en la cinta aclamada por la crítica The Martian, protagonizada por Matt Damon y Jessica Chastain, que fue nominada a siete premios Óscar® incluyendo el de mejor película, y ganó dos Globos de Oro.

En 2016 produjo Morgan para 20th Century Fox, que dirigió Luke Scott. Volvió a trabajar con el director irlandés Nick Hamm en la producción del drama político sobre Irlanda del Norte titulado  The Journey.

Continuó produciendo para Ridley Scott en 2017 en Alien Covenant, la siguiente entrega de la franquicia de Alien; y ese mismo año fue el productor de All the Money in the World.

En 2018 Huffam regresó a la televisión y fue el productor ejecutivo de Raised By Wolves, una serie de televisión de 10 episodios para Scott Free, TNT y HBO Max.

En 2019 produjo junto con Lorenzo Di Bonaventura Infinite para Paramount Pictures, película dirigida por Antoine Fuqua y protagonizada por Mark Wahlberg.

En el 2020 Huffam produjo Northman, película dirigida por Robert Eggers, estelarizada por Alexander Skarsgard, Nicole Kidman, William Defoe y Anya Taylor Joy, así como La Casa Gucci para Ridley Scott.

HARRY GREGSON-WILLIAMS (música) es uno de los compositores musicales más prolíficos y solicitados de Hollywood, cuya larga lista de créditos en el cine y la televisión destaca la diversa gama de sus talentos. Gregson-Williams compuso la música para la cinta de Disney de acción en vivo Mulan, que fue dirigida por Niki Caro, con quien ya había trabajado en su película The Zookeeper’s Wife. Gregson-Williams también coescribió la canción original “Loyal Brave True” para Mulan, que interpreta Christina Aguilera. Trabajó con Ridley Scott en dos de sus más recientes proyectos: The Last Duel y La Casa Gucci. Fue el compositor de la música de las cuatro entregas del blockbuster animado de la franquicia de Shrek, y fue nominado al premio BAFTA por la música de Shrek, la primera entrega de esta franquicia que ganó un premio Óscar®. Ha sido nominado al Globo de Oro y a los premios Grammy por la composición musical de la cinta de Andrew Adamson The Chronicles of Narnia: The Lion, the Witch and the Wardrobe. Ha colaborado en varias ocasiones con diferentes directores de cine, incluyendo a Ben Affleck en Live by Night, The Town y Gone Baby Gone; a Joel Schumacher en Twelve, The Number 23, Veronica Guerin y Phone Booth; a Tony Scott en Unstoppable, The Taking of Pelham 1 2 3, Déjà Vu, Domino, Man on Fire, Spy Game y Enemy of the State; a Ridley Scott en The Martian, Prometheus, Exodus: Gods and Kings, Kingdom of Heaven y en The Last Duel; a Bille August en Return to Sender y en Smilla’s Sense of Snow; a Andrew Adamson en la serie de películas de Shrek, las dos primeras entregas de Narnia y en Mr. Pip; y con Antoine Fuqua en The Replacement Killers, The Equalizer, The Equalizer 2 e Infinite. Entre sus recientes proyectos se encuentran The Ambush, dirigida por Pierre Morel; Life in a Day 2020, del director Kevin Macdonald; The Meg de Jon Turteltaub; la cinta de Aardman Animation Early Man dirigida por Nick Park por la que recibió una nominación al premio Annie; y  Penguins de Disneynature. Sus créditos en la televisión incluyen Whiskey Cavalier, la miniserie Catch-22, y la creación del tema principal y la musicalización de dos episodios de la serie de antología Philip K. Dick’s Electric Dreams, por la que fue nominado al Emmy por el episodio titulado “The Commuter.”

JANTY YATES (diseñadora de vestuario) trabaja en el cine y la televisión desde 1979, -colaborando en una amplia variedad de proyectos, situados en distintas épocas y con muchos directores.

En 1998 se convirtió en jefa del departamento de diseño de vestuario y desde entonces inició una larga historia de colaboración con Sir Ridley Scott con el gran éxito de Gladiator, por la que Yates ganó uno de los Premios de la Academia® del total de ocho a los que estuvo nominada la película.

También la nominaron al BAFTA, al Golden Satellite, y a un premio Saturn. Fue nominada al premio CDG (Sindicato de diseñadores de vestuario) por su trabajo en las películas De-lovely y The Martian. A un premio Golden Satellite por De-lovely, y recibió una nominación al Goya por Kingdom of Heaven.

A lo largo de su carrera ha trabajado con Michael Mann (Miami Vice, protagonizada por Colin Farrell y Jamie Fox); con Jean Jaques Annaud (Enemy at the Gates, con Jude Law, Ed Harris y Rachel Weitz); con Irwin Winkler (De-lovely estelarizada por Kevin Kline & Ashley Judd); con John Amiel (The Man who knew too Little, con Bill Murray); con Michael Winterbottom (Jude, que protagonizó Kate Winslet); con Christopher Eccleston (Welcome to Sarajevo, en la que actuaron Woody Harrelson, Marisa Tomeii y Jimmy Nesbit); con Gillian Anderson (Charlotte Grey, con Cate Blanchett ); y con Jake Scott (Plunkett & Maclean, con Johnny Lee Miller y Liv Tyler).

Durante su colaboración con Sir Ridley Scott, Janty ha trabajado en las cintas Hannibal, American Gangster, Kingdom of Heaven, Robin Hood, Prometheus, Exodus Gods & Kings, The Martian, Alien: Covenant, All the Money in the World, The Last Duel y La Casa Gucci.

Es miembro de la Academia de artes y ciencias cinematográficas (AMPAS, por sus siglas en inglés); del Sindicato de diseñadores de vestuario; de la BAFTA UK, donde cada año vota en las tres rondas de votaciones para los nominados a este premio.

CLAIRE SIMPSON (editora) es una galardonada editora de cine británica cuyo trabajo ha sido reconocido con un Premio de la Academia® por la película de Oliver Stone Platoon, y un BAFTA a la mejor edición por The Constant Gardener. Su mentora fue la galardonada editora Dede Allen; Simpson se ha convertido en la mentora de destacados, reconocidos y galardonados editores tales como Pietro Scalia, David Brenner, Joe Hutching, y Julie Monroe. Ha trabajado con frecuencia con grandes directores de la talla de Ridley Scott, Stephen Daldry y Oliver Stone. Entre sus películas más recientes tenemos a Captain America: The First Avenger dirigida por Joe Johnston; Far From the Madding Crowd, dirigida por Thomas Vinterberg; The Snowman, del director Tomas Alfredson; y All the Money In the World, The Last Duel y La Casa Gucci, todas ellas dirigidas por Ridley Scott.

ARTHUR MAX (diseñador de producción) es un diseñador de producción estadounidense que ha sido tres veces nominado al Premio de la Academia® por su trabajo en el diseño de producción de las cintas Gladiator, American Gangster y The Martian. Asimismo, Max ganó otros reconocimientos incluyendo al BAFTA, el premio que otorgan el National Board of Review y el  Broadcast Film Critics. También cuenta con dos premios al mejor diseño de producción del Sindicato de directores de arte: el primero lo ganó por Gladiator, y el segundo, por The Martian. Ya había sido nominado para este galardón por su trabajo en las películas Black Hawk Down, Robin Hood, American Gangster, Prometheus y Panic Room. Max también ha colaborado en All the Money in the World; en Exodus: Gods and Kings; en The Counselor; Kindgom of Heaven; y en Body of Lies. Su primer trabajo como diseñador de producción fue en 1995 en Seven, el thriller dirigido por  Fincher. Entre sus últimos proyectos se encuentra The Last Vermeer, película basada en la historia real de la falsificación de obras de arte, situada en la Holanda de la posguerra; The Last Duel, cuya premier se llevó a cabo en el Festival de cine de Venecia de este año, y hace poco estrenó en los cines. Después de La Casa Gucci, Arthur se encuentra trabajando en Kitbag, su proyecto número 15 con el director Ridley Scott.

La carrera de este neoyorquino inició trabajando como diseñador de iluminación de escenarios en la industria de la música, seguido de su graduación en la Universidad de Nueva York a finales de la década de los años sesenta. Trabajó con el empresario Bill Graham en su famosa sala de conciertos The Fillmore East situada en el East Village de Nueva York, y en el histórico Festival Woodstock de 1969, donde operaba un reflector para la empresa Chip Monck, una compañía de diseño de iluminación de escenarios para conciertos de rock. A lo largo de la siguiente década, diseñó la iluminación de conciertos y de escenarios de festivales para muchos artistas de rock y jazz. Fue el diseñador de iluminación de Pink Floyd durante las giras de la banda por los Estados Unidos y alrededor del mundo, a principios de la década de 1970. Después de estudiar arquitectura en Inglaterra (donde se tituló a principios de la década de 1980 en el Politécnico de Central London y en el Royal College of Art), Max realizó varios proyectos de diseño arquitectónico en Londres y ganó un premio por el diseño de la iluminación del escenario de la sala de conciertos St. John, una iglesia del siglo XVIII situada en el centro de Smith Square, en Westminster, Londres.

Empezó a trabajar en la industria del cine británico como asistente de varios diseñadores de producción ingleses: con Stuart Craig en las cintas de Hugh Hudson Greystoke: The Legend of Tarzan, Lord of the Apes y en Cal (ambas en 1984); y al año siguiente colaboró con Ashetton Gorton en Revolution, dirigida por Hudson. Empezó a trabajar como diseñador de producción en comerciales de televisión durante diez años, entre 1985 y 1995, para clientes como Pepsi, Nike, Jeep, Coke y Levi’s, lo que le llevó a asociarse con los directores Scott y Fincher.

DARIUSZ WOLSKI (director de fotografía) estudió en la escuela de cine de Łódź, en Polonia, y se mudó a los Estados Unidos en 1979, cuando tenía 23 años. En seguida empezó a trabajar como asistente de cámara en películas de bajo presupuesto en Nueva York y Los Ángeles, y eventualmente trabajó como director de fotografía en películas tales como los clásicos de culto del director Alex Proyas The Crow y Dark City.

Los créditos de Wolski incluyen las películas del director Tony Scott Crimson Tide, por la que fue nominado al premio ASC, y The Fan; la franquicia de Piratas del Caribe con los directores Gore Verbinksi y Rob Marshall; Sweeney Todd y Alice in Wonderland, del director Tim Burton; así como Eagle Eye, dirigida por D.J. Caruso. 

A partir de Prometheus en el 2012, Dariusz ha rodado todas las películas de Ridley Scott, siendo sus últimas colaboraciones La Casa Gucci y The Last Duel. Entre otros de sus créditos con el director se encuentran The Martian, Alien: Covenant, All the Money in the World, y los primeros dos episodios de la serie Raised by Wolves para HBO Max.

Wolski es miembro de la Sociedad estadounidense de cinematografistas desde 1996, y de la Academia de ciencias y artes cinematográficas desde el 2004.

ROBERTO BENTIVEGNA (guionista) es conocido por crear personajes valiosos e inolvidables, con narrativas complejas y diálogos memorables. Está a punto de convertirse en uno de los guionistas más codiciados de Hollywood tras irrumpir en la escena con su brillante y elegante guión de La Casa Gucci.

Bentivegna hizo la adaptación para cine de La Casa Gucci, basada en el libro homónimo de Sara Gay Forden. Es una historia italiana épica acerca de la moda, el poder y las políticas familiares: del ascenso y la caída de la dinastía detrás de una de las marcas más conocidas en el mundo, y del asesinato de un miembro de la familia.

Se encuentra haciendo la adaptación para cine de la novela de Jo Nesbo titulada “The Jealousy Man” para Amazon, que producirá Brad Weston (The Revenant) y dirigirá Will Oldroyd (Lady Macbeth). Situada en una remota isla griega, la película relata la historia de unos hermanos gemelos que están atrapados en un violento triángulo amoroso, y al detective que llaman para hacer la investigación, es conocido como The Jealousy Man.

También se encuentra desarrollando la serie The DemonsAamong Us, un thriller situado en la ciudad de Turín para el canal AMC, producido por la compañía Two & Two Pictures, propiedad de Lucan Toh y Babak Anvari.

Previamente adaptó la novela de la escritora A.M. Home May we be Forgiven para Lynne Ramsay y la distribuidora británica Artificial Eye.

Bentivegna nació en Milán y también creció en Londres. Actualmente vive entre Los Ángeles y Nueva York.

JANA CARBONI (diseñadora de maquillaje y prótesis) proviene de una familia que ha estado involucrada en el teatro y el cine desde hace varias generaciones, y siempre quiso dedicarse a una carrera en el área creativa.

Después de estudiar en el Art College, Jana continuó con estudios de arquitectura en la universidad, pero con el paso de los años se dio cuenta de que no era lo que ella quería hacer. Tuvo la oportunidad de trabajar en la película The Legend of 1900 del director italiano Giuseppe Tornatore, donde conoció al diseñador de maquillaje Luigi Rocchetti, con quien colaboró durante diez años en cintas como Titus, Proof of life y Diary of Motorcycle, por mencionar algunas. Después de trabajar alrededor del mundo, Jana se mudó a Inglaterra, donde trabajó para la diseñadora de maquillaje Tina Earnshaw durante algunos años.

Actualmente se dedica a diseñar maquillaje y prótesis, y es diseñadora personal de talentos. Recientemente trabajó, además de en La Casa Gucci, en el diseño del maquillaje de 6 Underground (Michael Bay); en Infinite (Antoine Fuqua); en The Great Wall donde fue la diseñadora personal de Matt Damon (Zhang Yimou); en The Hitman’s Wife Bodyguard como la diseñadora personal de Ryan Reynolds (Patrick Hughes); y ha colaborado en producciones tales como The Life Aquatic with Steve Zissou, Diary of Motorcycle, Apocalypto, Casanova, The Martian, Exodus:Gods and Kings, Gangs of New York y Prometheus por mencionar algunas de ellas.

GIULIANO MARIANO (diseñador de peinados) nació en Roma e inició su carrera como peluquero en un salón de belleza y en eventos de moda en su ciudad natal, antes de dedicarse a trabajar en la industria del cine. Ha trabajado con los directores de cine italianos Paolo Sorrentino en The Youth; con Pupi Avati en The Youngest Son y en A Second Childhood; con Paolo Virzí en Tutta La Vita Davanti; y con Carlo Lizzani en Hotel Meina. Su carrera en el cine a nivel internacional inició con colaboraciones en las producciones Hannibal Rising, Apocalypto, Hercules, y Barney’s Version.

En 2011 Giuliano se mudó a Londres y empezó a trabajar en otras grandes producciones, entre las que se encuentran Thor: The Dark World, Snow White and the Huntsman, The Mummy, The Huntsman: Winter’s War, Penny Dreadful, Rogue One, y The Promise. Fue en Londres donde inició su carrera como diseñador de peinados con el director de cine Ol Parker en Mamma Mia: Here We Go Again. Desde entonces, ha trabajado como diseñador de peinados en las cintas 6 Underground, Infinite, y más recientemente, en La Casa Gucci.

LETIZIA SANTUCCI (decoradora de sets) vive en Roma, la ciudad donde nació en 1969. Se graduó con honores de la carrera de escenografía en la Academia de Bellas Artes de Roma en 1996, e inició su carrera profesional trabajando en sets de teatro y para comerciales de televisión. Entre 1996 y el 2004 trabajó en más de100 comerciales de televisión como decoradora de sets o como encargada de compras del departamento de arte. Del 2004 en adelante, se ha enfocado en proyectos de cine y en series de televisión. Le gusta viajar y vivir nuevas experiencias, es creativa y apasionada, y al mismo tiempo pragmática y consistente. Se casó con Saverio Galasso en 1998 y tienen una hija adolescente.

¡Échale un Vistazo!

LA PELICULA “15 HORAS” CONTINÚA RECIBIENDO PREMIOS EN FESTIVALES INTERNACIONALES

Santo Domingo D. N. La película dominicana producida por Selene Films “15 Hora”, ha hecho su …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *